Conceptos que deberíamos tener claros si queremos avanzar algo

Hace tan sólo unos minutos (sí, sigo acentuando “sólo” a pesar de las directrices de la RAE) he podido leer en un artículo de Público una nueva vuelta de tuerca más al tema que ya adelantara Javier Bardem con sus tomates.

Si en aquella ocasión era el actor el que confundía los términos y nos hablaba de tomates, en esta nos encontramos al cantante Joan Manuel Serrat alegando el ya manido “No robarías un chorizo”… ¡so chorizo!, le ha faltado añadir…

Joer, Serrat, que use esta tontería Alejandro Sanz o la saga Bardem, bueno, pase… pero que te rebajes tú, que siempre has ido de cabeza pensante…

Pero ya no es noticia. Ya estamos acostumbrados a las tácticas repetitivas de los autores y gestores de derechos que ya comentaba en aquel extenso artículo sobre internet y cultura. Tácticas que incluyen repetir, repetir y repetir una consigna para que cale en el público menos informado y se instale en sus memorias… No robarías un bolso, no descargarías una película… Como si fueran lo mismo.

Seguramente el bueno de Javier de la Cueva lo explicaría mejor que yo, pero desempolvando los viejos años de Derecho, no estaría de más hacer una clara diferenciación para que tener las cosas claras.

No, no es lo mismo robar un chorizo que descargarse el “esos locos bajitos” de Serrat. Y no es lo mismo porque son conceptos jurídicos diferentes: La propiedad física y la propiedad intelectual… tienen naturalezas distintas, no son comparables y mucho menos tan burdamente comparables.

Porque si de algo nos estamos haciendo experto es de descubrir falacias, manipulaciones, equívocos y confusiones más o menos intencionadas, y aquí parece que lo gusta es confundir esos tipos de propiedad y quedarse sólo con lo que beneficia a cada parte… Olvidarse de lo que no gusta y quedarte en el simplón y mentiroso “no robarías un chorizo”.

Quien compara robar un chorizo con descargarse una película: Miente y quiere confundir

Quien compara hacer una copia con robar: Miente y quiere confundir.

Y ojo, porque también puede darse a la inversa: No es comparable al revés y afirmar que cuando me compro un mesa no tengo que pagarle derechos de autor al carpintero… Es igual de erróneo, en este caso igualamos la propiedad física a la intelectual, y es algo que se está usando como argumento en internet… lo siento gente, al igual que el chorizo, también es un mal argumento.

Ambas física e intelectual tienen diferentes naturalezas y se deben tratar por separado. Ambas deben ser protegidas, por supuesto, pero vamos a dejar de compararlas y comencemos a definirlas bien, que en realidad el problema está ahí.

Hablemos de si es constitucional que la propiedad privada se defienda ante un juez y la propiedad intelectual se defienda ahora, gracias a la próxima Ley Sinde, ante una comisión de muy dudosa composición.

Hablemos de si el plazo de 70 años tras la muerte del autor es actualmente lógico, más cuando muchas de estas obras están siendo pagadas con subvenciones y dinero público.

Hablemos de si tratar de mangantes a los posibles clientes (si alguien se descarga una canción de Serrat, debería ser tratado como un cliente en potencia) es o no es una buena táctica.

Hablemos de si vender esos chorizos a 30 euros en un obsoleto formato CD es una buena apuesta de cara al sector.

Hablemos de cuándo van a ofrecer algo diferente en lugar de quejarse porque otros lo están ofrenciendo.

Hay tantas cosas sobre las que van a tener que hablar (sobre las que YA deberían estar hablando) que la táctica de confundir a la gente mezclando churras con chorizos es, no sólo una gran pérdida de tiempo, sino la manera más estúpida de hundirse con el barco.

Edito: Por cierto, que alguien me explique quién ha abducido al Serrat que hace un año afirmaba “Ojalá los jóvenes hicieran copias furiosamente

————————
Archivado en la Sección: Artículos de opinión



Por Irreductible
Publicado el ⌚ 26 enero, 2011
Categoría(s): ✓ articulo opinion • internet • musica • noticias