10 disposiciones adicionales sobre el futuro de la cultura e internet (Tercera Parte)

Por Irreductible, el 3 enero, 2011. Categoría(s): actualidad • articulo opinion • internet ✎ 14

A caballo entre un año y el siguiente, hoy termino esta serie de artículos en los que dejo mi particular visión del conflicto que parece haber surgido entre cultura e internet en los últimos tiempos. Un conflicto inexistente, un conflicto invisible, un conflicto imaginario e imaginado por quienes aún no han conseguido ver las conexiones y ventajas que tienen ambos elementos. Un conflicto que jamás ha existido salvo en la mente de quien no ve oportunidad sino crisis.Internet y cultura, no sólo no son incompatibles sino que, desde hace ya un tiempo, son inseparables. De los medios de difusión y distribución que a lo largo de los siglos ha tenido la cultura y sus diferentes expresiones no creo que haya surgido ninguno tan directo, tan sencillo y tan accesible como internet.

El quedarse a las puertas, llorando y acusando, no está dando resultado. Las intentonas de acercarse a la red, hasta el momento, han sido pocas y ridículamente obsoletas. Las Sociedades que gestionan los derechos de los autores apenas han hecho otra cosa que señalar con el dedo una tecnología que ha roto sus esquemas. Ni lo han entendido ni parece que a corto plazo lo vayan a hacer.Aun así, intentaré cerrar este capítulo dedicado a la actualidad cultural en el ámbito digital con una esforzada visión positiva intentando aportar alguna solución en ambas direcciones, algo que, por otra parte, parece ser imposible… contentar a autores y a usuarios.

TÍTULO III – DISPOSICIONES FINALES

7. Derecho a ganarse la vida con lo que compongo o la táctica de esto lo compras porque lo digo yo.Lo habréis escuchado por mil sitios. Otra de las falacias que nos han colado a base de repetir y repetir y repetir. Otra de las falacias que nos han colado a base de repetir y repetir y repetir. Otra de las falacias que nos han colado a base de repe… bueno, ya os hacéis una idea de la táctica.Lo habréis escuchado por mil sitios. Otra de las falacias que nos han colado a base de repetir y repetir y repetir. Otra de las falacias que nos han colado a base de repetir y repetir y repetir. Otra de las falacias que nos han colado a base de repe… Lo siento, es que la mecánica es pegadiza y termina funcionando.En fin, la frase en cuestión es la siguiente.

Unas palabritas que unidas hacen que todos asintamos con la cabeza y sin pensarla muy bien, creamos que es hasta lógica: “El autor tiene derecho a ganarse la vida con su obra”.Madre mía que estupidez.Ojo, no digo yo que no tengan derecho a intentarlo, pero ¿desde cuándo crear algo, es sinónimo y obligación de ganar dinero con ello?. Desde el mismo momento en que su creación se pone a disposición del público de una determinada manera y a un determinado precio, su venta pasa a regirse por otros factores que nada tienen que ver con el derecho a ser remunerados.

Factores que afectan a todos los mortales como la competencia, la ley de la oferta y la demanda, el precio, la calidad de lo que vendes, el público que compra esa creación…¿Tiene un zapatero derecho a ganarse la vida vendiendo zapatos, aun queriendo vender productos que no contentan a sus compradores y a unos precios que nada tienen que ver con el mundo real?… pues no. No tiene derecho, es más, tiene una muy alta probabilidad de arruinarse por intentar vender sus creaciones “zapatísticas” despreciándo u olvidando lo que demanda el mercado y sus posibles clientes.Evidentemente no existe ningún derecho reconocido en ninguna legislación que reconozca la inmediata correlación entre crear y forrarse vendiendo lo que creas.

La situación es algo más complicada, lo siento, la cosa funciona así para todos y los autores no son una excepción.En este caso, la ecuación, sin embargo, es simple:

1) Eres autor y creas algo. Un disco, una película, un libro…

2) Tu creación le gusta al público

3) Vendes esa creación en un formato y por unas vías que tengan demanda

4) Le pones un precio razonable

5) Ganas dinero

Son 5 puntos. Si algún iluminado pretende ir del 1 al 5 sin pasar por el resto de puntos lo normal es que se lleve las manos a la cabeza sorprendido de no ganar ni un duro.Evidentemente hay trucos para saltar del 1 al 5 pero se están acabando. El gran salto que significaba “la subvención”.. el crear y cobrar, también escasea con la crisis… Ya traté el tema en los artículos anteriores así que no volveré sobre él.

¿Qué está ocurriendo con la antigua difusión y distribución de contenidos?

Que se han acostumbrado durante muchos años a viajar cómodamente entre los puntos 1 y 5, sin preocuparse del resto ya que controlaban todos los medios y vías por los que se publicaba, editaba, distribuía y vendía ese contenido. Ahora que su control comienza a hacer agua tienen miedo y no saben como afrontar el nuevo medio…. Un nuevo miedo a un nuevo medio.

Y todos sabemos que del miedo a lo nuevo han surgido históricamente las peores actitudes.Actitudes reaccionarias, impositivas, atacantes, poco reflexivas y sobre todo irracionales.Muchos creadores y con ellos, los gestores de sus derechos (sector, este segundo, mucho más amenazado que el primero) han optado por una vía evidentemente no les está dando ningún resultado positivo.Pensar que en los tiempos actuales sirven los métodos antiguos es perder tiempo y dinero. Y aun así, siguen empeñados en quedarse inmóviles… peor… se mueven en dirección equivocada.

Su reacción ante la nueva situación de distribución digital de contenido cultural está siendo autoritaria, legislativamente erronea, criminalizadora, distanciadora y sobre todo… perjudicial a corto, medio y largo plazo.El esto es así … el que no piense de esta manera está equivocado.

El esto lo compras como yo te diga… y al precio que yo le ponga.El copiar es robar y me da igual que la ley diga que no es así… ya cambiaré la ley.8. ¿Hay solución o esto es el apocalipsis maya?.Una vez que hemos superado la falacia de “la cultura se está muriendo” vamos a ver si hay alguna solución real para los que realmente se podrían morir…Tal y como estamos viendo día a día, la postura tomada por las Sociedades gestoras, y los políticos que acuden fieles a su llamada, no parece que vaya a dar ningún resultado.

Dentro de unas semanas se volverá a llevar la Ley Sinde hasta el Senado para intentarlo de nuevo. Otra vez. Y después de todos los tejemanejes desvelados por Wikileaks sobre esa Ley resulta bochornoso que sus responsables políticos no ya tengan reparos en volver a la carga ante la verguenza ajena que supone recuperar las mismas tonterías ya desechadas.

La solución no está en una ley, o por supuesto, no en esta ley… entonces, ¿dónde está la solución si es que existiese una?. Pues debe haberla, ni los autores ni el público se van a conformar con dejar que se distribuyan determinados contenidos sólo porque algunos sectores no quieren adaptarse.También es cierto que cada industria deberá encontrar la suya… Los tres pilares fundamentales de la industria de contenidos (música, cine y libros) deben encontrar su punto de inflexión e incorporarse a la red y al formato digital que, lo quieran o no, es lo que demanda el usuario.

Como véis, no hay apocalipsis. Quién se va adaptando y ofrece lo que quiere el público, en el formato que quiere el público y a un precio razonable, es muy difícil que desaparezca. Tarde o temprano, se acomoda y encuentra su sitio.La música lo está intentando. A marchas forzadas y a pesar de algunos bocazas cantarines, pero está encontrando su lugar. Un lugar que podría tener bien asentado si se hubieran puesto manos a la obra muchos años atrás. Desde que salió el formato mp3, no han hecho otra cosa que retrasar su adaptación… retrasar y retrasar… ahora, tendrán que darse más prisa.Los libros no tienen una perspectiva tan negra como las otras dos industrias.

El formato papel y por mucho que digan los gurus del iPad aún tienen mucho público y les queda un largo recorrido. Pero lo que no se puede hacer es olvidarse del nuevo público (ebooks, kindle, iPad, etc…) y sobre todo, sobre todo, sobre todo: NO se pueden hacer birrias como Libranda. Libranda es una mierda… No diré más, ni tampoco daré ninguna razón. La práctica me ahorrará una parrafada: Entrad e intentad comprar un libro… no añadiré más palabras.

Y queda el cine… quizá el más combativo de las tres industrias principales. Un sector que necesita urgentemente una remodelación en su distribución, un cambio de aires en sus gestores y lo que es más importante: un cambio de actitud.En primer lugar: Dejen de mentir, que la gente no es tonta.Dejen de anunciar el puto apocalipsis maya… que ya no se lo cree nadie.

La gente va al cine más que nunca, incluso estando inmersos en una crisis como la que vivimos, las cifras de asistencia a los cines están creciendo año a año.A riesgo de volver a coger el ladrillo y tirárselo a la cabeza a alguien recordaré que internet no esta matando la cultura, como mucho y si no se espabilan, destrozará el ritmo de vida de muchos intermediarios… se siente, pero that’s life.9. ¿Que le dirías a Alex de la Iglesia y a González-Sinde? Yo lo tengo muy claro, tanto a uno como a la otra. Clarito, clarito… nunca me han gustado las medias tintas.

Últimamente, lo cual es de agradecer, Alex de la Iglesia, actual director de la Academia de Cine, está muy participativo mediante su twitter. Habla, contesta, retuitea y parece que algo debería de estar aprendiendo sobre internet, las redes sociales y las descargas… al menos, es lo que se espera de alguien que, ante tanto apocalipsis (fingido), tendría que abrirse y conocer el medio que supuestamente le está afectando tanto.

Estoy totalmente convencido de que ninguno de los cientos de artículos que se están escribiendo en blogs y foros ayude realmente si los perjudicados no cambian de actitud. Es la premisa fundamental que deben tomar. Cambiar su actitud… ya, sin perder tiempo.Más tarde ya se verá si se puede ganar dinero con internet y cómo ganarlo, ya veremos si hay que sacar un programa como Voddler o Netflix, ya se verá como reformar esa cagada llamada Filmin… ya lo veremos más adelante. Pero ahora, hay que cambiar el chip, cambiar de actitud.¿Qué le diría a Alex de la Iglesia?…

De primeras, y con un par, le voy a poner unas cuantas reglas… pero para cumplirlas desde hoy mismo.Reglas para ya mismito:

1. Nada de llamar piratas a vuestros clientes. Es lo más estúpido que se puede hacer… y lo estáis haciendo día a día. Piratas, ladrones, sinverguenzas y cientos de lindezas dirigidas a gente que se descarga cine, ergo son aficionados al cine, ergo son vuestra clientela.

2. Dejad de menospreciar la inteligencia de la gente equiparando copia con robo. Porque resulta sonrojantemente insultante ver vuestras promociones de “NO robarías un bolso”. Una mentira de tal calibre solo podría ser obra de alguien tan acostumbrado a las manipulaciones que otra más no parece avergonzarle.Además, hay que ser muy idiota para colocar esos anuncios del tipo “No te descargarías un gatito para arrancarle los ojos” justamente en los DVDs originales. Un insulto que va dirigido a quien paga por contenido original… hay que ser idiota ¿O es que creen que ese anuncio no lo cortan los malvados piratas y aparece también en las películas que la gente se descarga del emule?.

Pues no, los anuncios que te llaman ladrón y robabolsos se los tragan los que, curiosamente, alquilan o compran un DVD original…A estas alturas de película no asustan a nadie porque nadie tiene de qué asustarse. Hasta mi abuela sabe que las descargas sin ánimo de lucro NO son delito… y cuanto más se repite, más se hace el ridículo.

3. Adáptense al medio. Dejen de mirarlo cagados de miedo. ¿De verdad van a perder más quedándose fuera y criminalizando a quién está dentro? Si fuera verdad que están desapareciendo por internet ¿a qué esperan para entrar y ofrecer sus contenidos por la vía que, según ustedes, está comiéndose su trozo del pastel?4. Esto es más dificil y debería estar conectado con los artículos anteriores (1 y 2) sobre subvenciones y calidad del producto, pero la regla

4 es: Hagan cine!!… coño, cine! Déjense de bodrios. Hay calidad, actores, directores e ideas para hacer un buen cine que contente a un público que como dicen los datos, quiere cine… pues leñe, pónganse y demuéstrenlo.Evidentemente es más dificil correr rápido teniendo la barriga llena… y ustedes están ahogándose en su propia subvención, más preocupados por conseguir llenar el saco de las ayudas públicas que las salas de cine.

5. Abandonen la endogamia en la que están instalados.Se acercan los premios Goya, esa literal pelotera de halagos y adulaciones ombligueras en la que se abrazan, se besan y se premian entre ustedes, mientras que en sus discursos de agradecimiento, insultan, vituperan y escupen a la cara de toda esa caterva sinverguenza que, al fin y al cabo, es su público…

Se acercan los premios Goya, esa alegría que se dan ustedes cada año en la que rebozar sus penas por no ganar lo que antes ganaban.

Se acercan los premios Goya, ese Juan Palomo que premia a los mismos de siempre. Usted, señor Alex de la Iglesia, como presidente de la Academia, se podría entregar a sí mismo hasta 15 Premios Goya por su película. Un asombroso ejercicio de equililbrio entre su mano izquierda y su mano derecha, por la que con suerte pasarían 15 estatuillas mientras, subido a un triciclo se balancea en la cuerda floja… Todo un circo, con balada triste de trompeta incluída.

Se acercan los premios Goya y podrían ustedes hacer un ejercicio malabarista diferente: Se llama autocrítica… Es dura, es difícil, pero tiene otras ventajas.Se han convertido ustedes, “señores del Cine”, en un gremio consentido, mimado y malcriado… malacostumbrado a chupar de la teta del bolsillo del contribuyente y ahora las cartas son diferentes, o se espabilan o mañana es posible que sea tarde… y no me vengan llorando con eso de que hay muchas familias que dependen del cine, también las hay de albañiles y no tienen ni sus plataformas, ni sus influencias, ni sus Ministras a sueldo.Sí, ya sé que estoy siendo muy duro con este sector del cine… lo sé, pero o se les ponen las cosas claras o no las van a entender. Y sí, estimado Alex de la Iglexia, también sé lo que me vas a decir…

Y la segunda parte de este punto. ¿Que le diría a la Ministra González-Sinde? Aquí voy a ser más escueto. Señora Ministra, DIMITA… háganos un favor a todos y tenga un mínimo de coherencia (no digo verguenza, digo coherencia)… DIMITA.Deje de pasear su palmito figurero por las alfombras junto a sus protegidos porque sus declaraciones, sus decisiones, sus indecisiones, sus filtraciones, sus chanchullos de embajada, sus insultos a la comunidad de usuarios de internet, su total e insano desconocimiento de la cultura y su incapacidad de comprensión del medio digital, hacen que cada día que pase con usted al frente de la cultura de España sea un día de luto para los intereses de todos…

Es usted tan absurda y rematadamente obsoleta que su presencia en lo alto de la pirámide política de la cultura es un peligro, y no solo para el sector cultural, para cualquier avance en otros muchos ámbitos.Al poco tiempo de llegar al cargo, González-Sinde preguntó (retórica y sarcásticamente) ¿Para qué necesitamos internet a no sé cuantos megas?

Eso, solo eso y nada más que eso, ya es razón suficiente para que alguien con dos dedos de frente le hubiera dicho: Señora Ministra, recoja sus cosas y abandone ese sillón… pero a cargo de la cultura no hay nadie con esos dos dedos.Internet a “no sé cuantos megas” y muchos muchos muchos megas más es necesario para avanzar, para crecer, para desarrollar nuevas tecnologías y aplicaciones. Cosas tan innecesarias como la ingeniería, el diagnóstico a distancia de enfermedades, telemedicina, análisis de datos e información, astrofísica, transmisión de información en ámbitos como la física, la astronomía, las telecomunicaciones, y mil cosas más… Es más, y como recordaba nuestro amigo David Horat desde el CERN, es vital para todo lo que podamos imaginar pero incluso podría ser pequeño para lo que aún no se nos ha ocurrido imaginar.Lárguese, Señora Ministra.

Deje que otro, seguramente peor que usted, se ocupe de la cultura en España. Dicen que el tiempo pone a cada uno en su sitio… para usted no hace falta esperar, su sitio está claro. Hemos retrocedido durante todos y cada uno de los días en que usted ha llevado la cultura en España.10. Y finalmente… sí, finalmente, la Ley Sinde.Sigamos con el tono sincero y clarito de estos tres artículos: Lo confieso, la Ley Sinde respecto a las descargas NO me preocupa lo más mínimo… en serio, no me preocupa.

La razon es simple… esa Ley, escondida en Disposición final o remendada para la ocasión y vuelta a incluir en el Senado dentro de unas semanas, no importa, no preocupa: NO va a afectar a las descargas ni a las webs que presuntamente pretende cerrar.No me preocupa porque es una ley muerta antes de nacer. Inútil… Ineficaz.Se ha hablado en cientos de foros y blogs de las artimañas legislativas de esta Ley Sinde, de cómo quita de en medio al Juez para convertirlo en títere de una comisión creada a dedo por quienes crean la propia ley (las Sociedades gestoras de derechos), se ha hablado de como introduce conceptos patrimoniales manipulados para poder ir incluso contra webs sin ánimo de lucro, se ha desvelado las artimañas de las grandes multinacionales estadounidenses mediante embajadas, se han descubierto las mil y una trampas que se han incluído en ella y sobre todo, se ha dicho por activa y por pasiva que es una chapuza legislativa.Y no va a funcionar… no va a disminuir las descargas.

Para el que sepa contar hasta 3:

1. Es una ley chapuza que no duraría ni un segundo en cualquier otro ámbito que no tuviera un lobby tan influyente como lo es el de las Sociedades gestoras de derechos y los autores.

2. Es una ley que no va a funcionar. Ni siquiera va a cerrar un 0,01% de las miles de páginas que ofrecen contenidos en internet. Ni va a meter el miedo a nadie cuando, mediante esta ley, cojan al chivo espiatorio de turno y le metan un paquete, creyendo que con eso, el resto de webs van a cerrar acongojadas de miedo.

3. Es una ley que no va a solucionar ninguno de los problemas de los autores. Su crisis no se va a solucionar por decreto sino por consenso. Si algún día deciden ponerse a ganar dinero con sus creaciones deberán seguir los 5 pasos que dimos hace un rato y sobre todo, si quieren vender un producto, tendrán que tener en cuenta lo que quiere y cómo lo quiere su público.

Entonces ¿de qué asustarse?La ley Sinde, y sobre todo, la intención que tras ella se esconde es increíblemente peligrosa. Un primer intento en España de controlar contenidos, una brecha que deja cientos de puertas abiertas para controlar otras cosas. Una chapuza de mecanismo legal que, como no puede ser de otra manera en una chapuza, va a ser utilizado de manera chapuzera… con suerte, porque también podría ser utilizado de manera más astuta y mezquina.

La Ley Sinde es una herida abierta por dónde se pueden colar, y esto es lo peligroso, otra clase de virus que no esperábamos… Un control más extenso y restrictivo de la red, un ataque inminente a la neutralidad de internet, un mecanismo fácil y rápido para cerrar otro tipo de blogs, un precedente que dejaría la libertad de expresión en manos de cuatro gatos, influyentes e impredecibles…Con la Ley Sinde en funcionamiento esta Aldea Irreductible podría ser cerrada… es así de simple.Y cómo ésta, la mayoría de “aldeas” que opinan, informan y divulgan en internet.

Este blog y el tuyo, y el otro y el de casi todos, se pueden cerrar de manera efectiva con esta arma cargada en que quieren convertir la Ley antidescargas.Una Ley que permite cerrar casi todo lo que hay en internet. Hacer una ley abierta que permita de todo y confiar en la buena voluntad de los políticos, multinacionales y empresas que la van a utilizar. Es darle un cuchillo afilado a un psicokiller y confiar en su buen criterio.Sin embargo, estoy convencido que este camino tecnológico es imparable. Sinceramente creo que, esta herramienta llamada internet (demonio para unos, bendición para otros) es una buena herramienta, un buen camino.Las leyes terminan acoplándose a las necesidades de quienes son gobernados por ellas. La lógica acaba, lamentablemente muchas veces más tade que pronto, por imponerse.

La cuestión es si, durante el tiempo que nos toque estar aquí, vamos a permitir que suceda.

10 Disposiciones adicionales sobre el futuro de la cultura e internet (1ªParte)

10 Disposiciones adicionales sobre el futuro de la cultura e internet (2ªParte)

10 Disposiciones adicionales sobre el futuro de la cultura e internet (3ªParte)

Ya están disponibles los 3 artículos en formato PDF, EPUB, KINDLE, DAISY