España eliminada de la Europa League

Por Irreductible, el 13 marzo, 2013. Categoría(s): actualidad • articulo opinion ✎ 22

campo-20futbol

Piensen en una gran noticia, en una noticia que realmente influya en la sociedad, en las vidas de la gente. Una noticia de verdadero alcance que suponga un cambio real en el mundo, un cambio sustancial y palpable en el devenir histórico de nuestra especie y que dirija el rumbo del futuro para millones de personas. Lo que los castizos llamarían un “notición”… una verdadera noticia.

¿Dónde leerían esa noticia? ¿Quién publicaría ese hecho decisivo en la Historia?

No será el Marca, no la leerán en el As… tampoco la encontrarán en el Mundo Deportivo o en el Sport por mucho que el resultado de ayer del Barça en la Champions haya alegrado a la mitad de España.

Tampoco la publicará El País, ni será Pedro J. Ramirez en otra de sus exclusivas. No aparecerá publicado en el Hola, en el Semana, en el Diez Minutos… En twitter Paco Marhuenda no dará la exclusiva en una de sus portadas surrealistas.

La respuesta es simple y apabullante: Si alguna vez ocurre una noticia de este tipo la encontrarán en Nature o en Science. El resto son cuchicheos, breves destellos de una actualidad que mañana serán olvidados y sustituidos por otros flashes pasajeros.

Si descubrimos que no estamos solos en el Universo, si un laboratorio canadiense avanzan en la cura de alguna enfermedad mortal, si investigadores de Estados Unidos crean una vacuna contra el SIDA, el cáncer o la malaria, si físicos en el Planck alemán consiguen desarrollar un ordenador cuántico, si ingenieros suizos crean alguna increíble aplicación nanotecnológica o se inventa un nuevo material que revoluciona el mundo…

Lo publicarán Nature o Science. Las dos publicaciones que más impacto han tenido en la Historia del ser humano. Las Revistas encargadas de publicar las noticias con mayúsculas, las de verdad.

¿Y qué dicen estas revistas mientras las portadas de hoy se llenan de Xavis, Iniestas y Messis?

Retrasos e impagos apartan a España de la participación en la ciencia europea

España es un país moroso. España es un país que no paga sus cuotas. España es un país que no hace frente a sus deudas.

La European Science Fundation ha decidido suspender temporalmente el apoyo económico a los proyectos surgidos de instituciones españolas a causa del impago de las cuotas a la ESF.

Los políticos que gobiernan y han gobernado nuestro país durante los años que dura esta crisis han tomado la firme decisión de destruir cualquier atisbo de ciencia e investigación.

No es un hecho aislado, es simplemente el último… ha habido y habrá más impagos como este.

España debe más de la mitad de la cuota de 2012 y toda la cuota de 2013 al CERN

Y la razón no es otra que la consciente y premeditada postura de nuestros gobernantes a recortar de donde su ignorancia, su incultura y su ineptitud les hace pensar que es menos importante: la ciencia, la investigación… los científicos, los investigadores.

La prima de riesgo, ese índice que mide la capacidad de un país para hacer frente a sus deudas, no tiene una gemela científica, pero si la tuviera estaría por las nubes. Nuestros políticos han decidido que la marca España es dejar en el fango las responsabilidades en ciencia, en tecnología, en investigación… han decidido que hay dinero para lo que hay y que no pagar es algo asumible.

Las responsabilidades frente a organismos europeos de tanto prestigio como el CERN o la ESF no importan a esta calaña de políticos. Sus responsabilidades están centradas en otros sectores.

Pero no se quejen y afronten este hecho. Asúmanlo, cuanto antes mejor, nos gobiernan porque nosotros los pusimos ahí… Mientras las portadas se llenan de corruptos, mangantes, sobresueldos, urdangarines y goles de Messi, hay otras portadas… las verdaderamente importantes… que hoy abren con un titular: España eliminada de la ciencia europea.