No fue el diablo… tan solo hacía mucho frío

Por Irreductible, el 12 septiembre, 2008. Categoría(s): curiosidades de la historia • fisica ✎ 6

CURIOSIDADES DE LA HISTORIA – EL ÓRGANO DE SAN PETERSBURGO

Aquella noche de invierno de principios del siglo XVIII los habitantes de San Petersburgo apenas pudieron dormir… La ciudad crujía y se oían extraños sonidos en las oscuras calles pero, sobre todo, hacía frío… mucho frío.

Muchos termómetros se rompieron y media ciudad se hallaba bajo una intensa nevada.

A la mañana siguiente, la población tiritando se dirigió a la Catedral para rogar a Dios que los protegiera contra la ola de frío.

Cuando las puertas de la Catedral de San Pedro y San Pablo se abrieron, observaron un hecho insólito:
El gran Organo que presidía el altar estaba totalmente destruido y los tubos de estaño que lo componían se hallaban dispersos por el suelo.

«¡El Diablo… ha sido el Diablo!!» comenzaron a gritar los clérigos de la Iglesia… La muchedumbre allí congregada se miró asombrada y acto seguido, también comenzó a decir con asombro: ¡El Diablo ha destruido el órgano!… ¡Satanás ha entrado en la casa de Dios y ha roto el órgano!

Uno de los allí presentes, se acercó a los restos de aquellos tubos y al cogerlos con la mano, comprobó lleno de espanto que se deshacía como si estuviera hecho con granos de arena.

El tiempo y los años, pusieron al Diablo en su sitio y se supo que el constructor del órgano hizo los tubos con estaño, un material muy adecuado para las cálidas temperaturas de las catedrales mediterraneas, pero muy poco indicado para una Catedral en San Petersburgo.

El estaño tiene una propiedad bastante curiosa: Cuando la temperatura descendió por debajo de los 50º bajo cero, los átomos se reorganizan y el estaño se vuelve gris y se deshace como si fuera polvo…

Hoy en día podemos afirmar que aquella noche hizo mucho, mucho frío… tanto, que ni el Demonio se atrevió a pasar por San Petersburgo.

 



6 Comentarios

  1. Irreductible no se de donde sacas la música para los articulos pero son buenisimas

    Enhorabuena por el blog interesante, buenos posts, buenos videos, buena musica, buenas fotos: todo muy bueno 🙂

    Pedrin

  2. Muy buena entrada, no tenía ni idea de esto aunque he estado en San Petersburgo, por cierto una ciudad preciosa que merece muchísimo la pena, aunque sólo sea por darse un paseo por el Hermitage o visitar la iglesia de la Sangre Derramada. Y si te tocan noches blancas como a nosotros es todo un espectáculo.

  3. Es lo mismo que ocurrió cuando a Napoleón le pilló el invierno en tierras rusas. También bajaron mucho las temperaturas, y resulta que los soldados tenían abrigos con botones de estaño. Tuvo que ser horrible para todos aquellos chicos ver cómo no se podían abrochar la ropa porque los botones se rompían, y por eso muchos murieron de frío.

  4. Ls tubos de órgano son de una aleación de plomo y estaño, pero con muchísimo más estaño de lo normal. No es raro que se desmontaran. En cuanto a los botones de los soldados, probablemente eran de peltre (estaño y antimonio) y además de los botones también se les desintegraron tenedores, teteras, vasos, cafeteras y otros objetos.

Deja un comentario

Por Irreductible, publicado el 12 septiembre, 2008
Categoría(s): curiosidades de la historia • fisica