Ver cadáveres, una de las diversiones más populares de París en el siglo XIX

Por Guillermo, el 6 noviembre, 2013. Categoría(s): curiosidades de la historia • guillermo ✎ 3

Durante el siglo XIX, fue una diversión habitual para hombres, mujeres y niños de toda condición, visitar la morgue de París. A finales de siglo la morgue era catalogada, junto con la Torre Eiffel o las Catacumbas, como una de las principales atracciones que visitar en París.De hecho, la morgue fue uno de los “monumentos” parisinos más visitados de aquella época.

Dos ejemplos:

El 17 de marzo 1840, un cuerpo sin cabeza, que parecía ser de un niño, se descubre en La Villette. Se llevó a la morgue por la mañana y se le expuso tras un cristal, en una silla. Al mediodía ya había una gran multitud de curiosos e impacientes. El espectáculo duró casi dos meses y medio.

El 8 de noviembre 1876, se encontraron en el río Sena dos paquetes que contenían el cuerpo descuartizado de una mujer. El cuerpo fue “reconstruido”, se cubrió con una lona y, sobre ella, se expuso la cabeza. El 12 de noviembre acudieron 30.000 visitantes. El 13, 40.000, y el día 14, los registros de la morgue anotaron 68.250 entradas.

La exhibición pública de los cuerpos tenía un propósito administrativo claro: la identificación y el reconocimiento de las víctimas.Pero la visita a la morgue estaba sobre todo motivada por el morbo y la curiosidad de ver la muerte, o de ver un cuerpo (sobre todo al principio, que se exponían desnudos).

Los cadáveres estaban expuestos en habitaciones con un frente de cristal. Se utilizaron distintos medios de conservación de los cuerpos, como refrescarles con agua, hasta la instalación de equipos de refrigeración en 1897.

Para los críticos de la morgue, la moral pública estaba en peligro. Tras una virulenta campaña en su contra, la morgue de París cerró sus puertas al público en marzo de 1907.

Fuentes y más información: ligne5 y dichotomization