Los representantes de la Cultura en España

Por Irreductible, el 6 marzo, 2012. Categoría(s): articulo opinion ✎ 19

LA-20MITAD-20DE-20LA-20CULTURA

Empezaré directamente y sin mucho rodeo. Cada vez que oigo la frase «Representantes del mundo de la cultura» me entra el miedo. Cuando estas terribles palabras aparecen en algún medio de comunicación no hace falta que añadan más, la experiencia durante estos últimos años trae a mi cabeza todos y cada uno de los cuatro puntos que el DRAE recoge para la palabra fantoche.

Artistas de portada de papel couché, viejas glorias desesperadas por seguir viviendo a cuerpo de rey en memoria de la acomodada herencia de los ya pasados tiempos de gloria, vendedores de melodías de gasolinera deseosos de seguir haciendo caja al ritmo de su jurásico chimpúm-chimpúm, intérpretes de canción ligera, tan ligera que es humo, maquillajes y taconazos, gomina y desgastada brillantina, otrora modernísimos que hoy desprecian a quien durante tanto tiempo les dieran de comer y a los que ahora llaman bandidos por andar por ahí, robando con el método del butrón informático… cejas arriba, esto es un atraco.

Durante los últimos años, escuchar en la televisión o la radio que se han reunido «los representantes de la cultura» para manifestarse y pedir una ley contra las descargas ha sido tan habitual como los esfuerzos del Ministro de turno en arrimarse bien a ese ascua y prometer mano dura contra la piratería.

¿Representantes de la Cultura? Mirarlos y querer emigrar a un país nórdico, a ser posible sin tratados de extradición, es todo uno. No sé cómo hemos llegado a conceder a esta retahila de cantantes y actores descafeinados y sin chicha un título tan ostentoso como inmerecido. No lo sé.

Tampoco sé quién se lo ha otorgado… A mi no me miren, si alguien me preguntase por representantes de la Cultura de España mis pensamientos se irían hacia otras personas bien distintas.

Pensaría en arqueólogos de sonidos como Jordi Savall y su desaparecida e inseparable voz compañera Montserrat Figueras, alquimistas del futuro como Juan Ignacio Cirac, investigadoras de nuevas esperanzas como María Blasco, asombrosos escultores de vidas como Pedro Cavadas, geniales cazadores de luz como Antonio López, y otros tantos y tantos y tantos.

Pero no… ellos no son representantes de la Cultura y además les verán poco por la tele.

No importa. De todos modos, tampoco sé siquiera si alguien les reconocería en el milagroso caso de que por alguna misteriosa equivocación aparecieran durante algún minuto en la sección cultural de algún informativo, escondidos entre el nuevo disco de Jarabe de Palo y el gol de chilena de Ronaldo.

Y sobre todo, sobre todo… tampoco le verán manifestándose como a toda esta piara de pomposos autoelegidos representantes de la cultura de España. No les verán gritar que se mueren de hambre por esos piratas de internet que les están mangoneando su trabajo… probablemente, por estar realmente trabajando.

Sí. Me da mucho miedo escuchar que «los representantes de la Cultura de España» están haciendo algo, porque a buen seguro ni son representantes de la Cultura ni estén haciendo nada bueno.

Y ya tienen su Ley… sus sollozos, lamentos y plegarias no han sido en vano. Desde el 1 de Marzo, ya cuentan con la herramienta que volverá a impulsar la máquina de vender churros, su particular reliquia mágica, el santo grial que sanará las heridas de sus bolsillos. Por fin se imprimió su Malleus maleficarum, el martillo de brujas que castigará a los nuevos herejes y sus oscuros lupanares de series y subtítulos, toda una genialidad arquitectónica en forma de puente con el que salvar la riada de jueces que les ahogaba en sentencias absolutorias.

Llegó la Ley Sinde-Wert y los representantes de la Cultura de España ya no pasarán hambre, volverán los días de vino y rosas en los que un trozo de plástico redondo era la oblea sagrada que debías adorar si querías el paraiso de sus melodías, llegará a las FNAC de todo el país la gran oleada de zombies sedientos de sus altas creaciones intelectuales.

Aquí está, ahí la llevas, que decían por mi pueblo… Ahora sí que sí. Vuelven the golden years.

Abran bien las puertas del Corte Inglés, pásenle un plumero a los Cds y dispónganse a presenciar la estampida… allá vamos, queridos representantes de la Cultura en España, allá vamos ávidos y presurosos a comprarles todo lo que salga de sus privilegiados cerebros al precio que ustedes nos digan y en el formato que ustedes nos ofrezcan… ¿Qué otra opción nos queda salvo la suya?

Ya vamos… ¿lo notan?… ¿notan ese temblor en el suelo de pasos atropellados y raudos a su encuentro? ya casi estamos llegando a nuestro Centro Comercial más cercano… ¿lo notan? ¿lo notan?… ¿no?



19 Comentarios

  1. Efectivamente, ya tienen lo que querían. Y gracias a eso, los cines están llenos, los videoclubs rebosan de clientes, los centros comerciales no dan abasto con la demanda de cedeses y deuvedeses, las plataformas patrias de vídeo bajo demanda en internet tienen los servidores colapsados…

    Efectivamente, nada de esto ocurrirá. Aún así, dentro de poco, o que dirán es que la Ley resulta, que, evidentemente, la cual de todo la tiene la maldita internet y, sobre todo, el malvado usuario de la Red, al que hay que combatir y perseguir sobre todas las cosas
    Al tiempo.

  2. Mira que he leído en este blog entradas interesantes, pero esta se lleva la palma. Mi enhorabuena por expresar tan claramente algo que, por desgracia, nuestros «representantes culturales» ni siquiera llegarán a entender (ojo al analfabetismo funcional, es menos espectacular que el analfabetismo a secas, pero más generalizado).

  3. Yo no se mucho de la ley sindey o como se llme ni cuando ha entrado en vigor. Tengo 50 años, y me interesa muy poco estos asuntos. Básicamente estoy de acuerdo con la esencia de tu comentario:
    1) alguien se atribuye el titulo de representante de la cultura y
    2) pretende que el comercio siga siendo tan ventajoso como lo era cuando no existian estas tecnologías.
    3)El que quiera conseguir su producto sin seguir sus reglas la ley lo etiqueta de pirata

    Bueno pues yo, sin tener más interés en este asuntillo digo:
    1) si tu quieres compartir con tu amigo un producto, una canción, puedes hacerlo
    2) tu amigo puede ser todo el mundo
    3) la tecnología permite comunicarse entre ordenadores y/o móviles. Unas veces está comunicación es controlable por el PODER (web, P2P),otras NO (movil a movil bluetooht)
    4) Si quieres luchar contra estas leyes que crees injustas: comparte con tus amigos, si es preciso movil a movil

  4. Me da a mi que estos eximios representantes de la cultura no van a notar la llegada de la ley sinde-wert. Los de El Jueves tuvieron una portada que lo decía todo.
    Salu2

  5. Amén. Vivimos en una sociedad que consideran a los cuatro pelagatos que salen en la tele como iconos a seguir y no tienen ni idea, ni tienen intención de aprender, de quienes son realmente aquellas personas que de verdad merecen nuestra admiración. Preguntar quien era Ramón y Cajal … te preguntaran que quién son esos…eso sí, los participantes de todos realities casposos si que los conocerán…
    Salu2

  6. Yo no se si es justa o injusta, y yo representante de la cultura no soy, pero si he visto como se cerraban estudios de grabación y como los sueldos del sector audiovisual llegan a rozar lo lamentable. Volveré sobre un argumento manido, si tu consideras que mi trabajo (en este caso en particular como ingeniero de sonido) no debe ser retribuido ¿acaso no seria justo que yo hiciera lo mismo en otros terrenos? ¿Quizás yo no merezco cobrar mi sueldo solo porque internet da la oportunidad de obtener todo gratis? Lo siento, muchos de los que trabajamos en esta industria, a los que no se nos ve, somos personas de a pie, sigo pagando (mientras puedo) por un disco o una película por respeto no solo a sus autores sino a los trabajadores que viven (vivimos) de esto. Tengo compañeros que están en paro y otros sufriendo las consecuencias de las descargas desde antes de que empezase la crisis. Yo sólo hago mi trabajo y sólo pretendo cobrar por ello. Recordad que detrás del glamour y de «el mundo de la cultura» hay toda una industria de profesionales, desde el que graba hasta el que empaqueta el cd/dvd.

  7. Hola 442.

    En primer lugar, y antes de responderte, me gustaría decirte que respeto tu trabajo, no me gusta la situación por la que están atravesando los currantes de estas industrias y estoy de acuerdo con algunas de las partes de tu comentario.

    Dicho esto, me gustaría matizar las partes con las que no estoy de acuerdo.

    En primer lugar sabes que estás trabajando en una industria que no se está adaptando o se está adaptando tarde y mal a los cambios que están llegando de la tecnología. Esa mala respuesta que las industrias del entretenimiento no puede achacarse nunca al cliente. Son revoluciones tecnológicas que llegan y sobrevive el que se adapta. Muchas industrias han pasado a lo largo de la Historia por esos cambios tecnológicos y muchas se han quedado en el camino por no adaptarse a las nuevas necesidades y demandas.

    Si no le das al cliente lo que pide, se irá a buscarlo a otro lado… y oye, encima en el otro lado se lo dan rápido, fácil y sin esfuerzos.

    (sigue…)

  8. (continua aquí)

    No es cierto lo del todo gratis. Yo hace más de dos años que NO descargo ninguna canción porque llegó una solución tecnológica llamada Spotify que era rápida, fácil y sin esfuerzo… Es legal, respeta a los autores y pago dinero por ella todos los meses desde hace 2 años.

    También pago por muchos otros servicios porque funcionan bien, tienen un precio justo con lo que me ofrecen, se han adaptado a lo que la demanda pide y pago por ellos: Tengo mi cuenta Flickr profesional pagando, pago por el dominio de este blog, pago internet en el ordenador y en el movil, estoy dado de alta pagando en varias revistas científicas online, tengo mi kindle y pago por libros en formato ebook … y si llegara algún día a España Netflix también pagaría encantado.

    Esa frase del «todo gratis» ya no cuela… porque cuando se ofrece algo justo, fácil y que se adapta a lo que el cliente quiere… eso funciona.

    Yo pago por servicios que son fáciles, respeto a los autores, pero NO soy tonto.

    Nadie quiere pagar (y las ventas así lo demuestran) por formatos ya obsoletos que se rallan, que dan saltos, que a los dos meses no funcionan, que no puedo llevarlos en mi movil… No quiero CDs ni DVDs.

    En su época compré (y conservo) más de 400 películas en DVD… todas originales y pagadas: ¿Y qué ha pasado? Pues que la mayoría de ellas ya ni valen, ni se ven, están ralladas, etc…

    Así pues, te respondo a tu pregunta de ¿No mereces cobrar por tu traajo?… Pues según. ¿Merece ganar dinero un zapatero que no vende zapatos porque no se adapta a lo que sus clientes le piden? ¿Merece vender millones de herraduras un herrero de caballos en pleno siglo XXI y con la aparición de los coches?… ¿Por qué merece cobrar un panadero que no vende panes?… No sé, si tu producto no vende, yo creo que la industria de tu producto, en estos tiempos feroces, se va a ir a pique.

    Y no vale echarle la culpa al cliente que no compra tu producto a 22 euros en formato CD…

    Estoy seguro de que tú sigues haciendo un trabajo estupendo como ingeniero de sonido. Pero también estoy seguro de que no utilizas en tu trabajo herramientas obsoletas del siglo XIX… Te has actualizado y usas otras herramientas modernas.

    El cliente que compra y consume, no quiere lo mismo que hace 20 años… Ni siquiera quiere lo mismo que quería hace solo 10, y si un vendedor de productos se empeña en ofrecerle eso (y encima a precios desorbitados) pues no… no venderá y ser artista o trabajar en una determinada industria o sector NO asegura automáticamente cobrar por lo que se vende…

    Preguntabas si debes ser retribuido y la respuesta está clara… Si no vendes, no. Y como digo, no es culpa tuya, ya que estoy convencido de que haces el mismo buen trabajo ahora que antes… simplemente ahora, la industria para la que trabajas se ha empeñado en suicidarse, en no adaptarse, en llamar piratas a sus potenciales clientes, y en criminalizar internet en lugar de verlo como un negocio.

    Si tan buen negocio son las webs de descargas, ¿por qué no entra de una vez en ese gran negocio la industria del cine, la televisión o la música haciendo las cosas bien, adaptándose a la demanda y poniendo precios justos?… Porque prefieren vender plasticos redondos a 22 euros. Creen que aún tienen tiempo para adaptarse (El propio Presidente de la Academia del Cine decía hace unos días en los Premios Goya que internet no es su negocio)

    Si a eso unes casi una década de insultos procedentes de las diversas industrias del entretenimiento a sus potenciales clientes que ha llevado a una gran parte de esos demandantes de contenidos a odiar literalmente a una industria que vive de ellos… pues la realidad no solo pinta mal sino que va a pintar peor.

    Un saludo.

  9. Amén a todo el artículo y en especial a tu comentario anterior:

    «Esa frase del «todo gratis» ya no cuela… porque cuando se ofrece algo justo, fácil y que se adapta a lo que el cliente quiere… eso funciona.»

  10. El problema real, es que nadie ha educado al pueblo para escuchar música como la música debería escucharse. Los ‘Representantes de la Cultura’ los han abandonado en un mar de nada, para vampirizar sus sentimientos y vendérselos en forma de, vale decirlo, una sarta de ‘obras maestras’ que no hacen más que acentuar sus puntos negativos o débiles; la primera cosa que venden: puedes ganar dinero vendiendo mierda, no vale la pena esforzarse en llegar más allá. ¿Y quién no cae en la tentación de comprar eso?

    Este país funciona como si lo dirigieran un montón de chimpancés.

    Un saludo.

  11. Y no contamos con la payasada esa de «derechos de autor hasta tantos años despues»

    yo soy diseñador, cobro por mi diseño… ¿deberia cobrar por cada vez que alguien lo ve?

    tambien soy postproductor y trabajo en un canal de tv haciendo animacion, ¿tengo que cobrar por cada vez que cada persona mira mi logo animado?

    si el pintor pinta una fachada, ¿tambien tiene que cobrar por cada vez que alguien mira la fachada?

    Es ridiculo. Un don nadie crea una unica cancion exitosa y el resto basura para llenar el disco, ¿espera que sus hijos y nietos vivan tambien de los mismos derechos de propiedad intelectual, hasta por 70 años?

    a la persona que nos conto su caso personal, yo se de que hablas pues trabajo en tv y nos cobran por cada cancion conocida que empleamos en los programas. Y da mucha colera de que alguien que no supo pegarla con mas de dos canciones, quiera cobrarnos por una que compuso hace 30 años, es ridiculo y absurdo.

    La sociedad es una evolucion constante, y como toda evolucion, solo queda adaptarse o morir…

  12. Creo que todas estas medidas contra el tema de las descargas no servirán de nada, no van a incrementar las ventas, mientras no se bajen los precios.

    Vamos, en cuanto esta ley comience a aplicarse, los servidores cambiarán de país, o se volverá a las redes P2P, o cualquier otra cosa. En Granada, antes del tema de las descargas existía la figura del Hácker del barrio que era capaz de preparar listas enteras de juegos, música y demás. ¿Por qué? pues porque los precios de los juegos de ordenador y de la música y las películas eran (y son) abusivos. Preveo que los chavales volverán a intercambiarse mercancía en los colegios, como yo lo hacía como era más joven.

    En otro orden de cosas, soy un depredador de las tiendas de segunda mano. Sin ir más lejos, hace un par de meses me encontré un ejemplar de «Blood Bowl Legendary Edition» por diez euros y me faltaron manos para agarrarlo.

    La gente compraría si los precios fueran más bajos. Mientras los precios sigan estando a la altura a la que están, seguirá habiendo piratería, de una forma o de otra. Pero como para eso hace falta correr un riesgo y trabajar mucho, y la gente no está para eso, pues tenemos lo que tenemos.

  13. Gran artículo! Y muy completo tu comentario del ingeniero de sonido.

    Esos que se creen «representantes de cultura» en su mayoría son «representantes de basura» y va siendo hora de que se den cuenta.
    Ya pueden esperar sentados la vuelta de los «golden years».

  14. Había leído el artículo (perfecto, por cierto) hace tiempo cuando salió, pero ahora acabo de encontrar este chiste y me lo ha hecho recordar; puestos a argumentar sinsentidos… Link.

  15. Magnífico artículo.
    Por cierto, para satisfacer mi «ansia» de música o de lectura no necesito descargar absolutamente nada. Lo que necesito lo encuentro principalmente en Youtube… La cantidad de grupos nuevos que se conocen por todo el mundo no tiene fin. Después en muchos casos visitas sus webs oficiales y puedes oír su música y, si quieres, comprarla a un precio muy asequible.
    Por poner un ejemplo reciente: http://chimneychoir.bandcamp.com/
    En cuanto a la lectura decir que entre los cientos de blogs buenísimos, de cualquier temática, que tengo catalogados y las bibliotecas digitales que abundan por Internet tengo cubierto casi el 100%. ejemplos: http://libros.csic.es/ http://www.librosmaravillosos.com/
    El resto suelo comprarlo en ferias y mercadillos, barato, paisa… aunque reconozco que nunca me gustó hacer colecciones.
    Y en navidad seguiré donando algunos euros a los proyectos colectivos que me interesen su continuidad.
    No hace falta piratear. Los «representantes de la cultura» lo saben y es lo que peor llevan.

Deja un comentario