David Bravo: «Sinde es un cadaver político»