Lorca… La inspiración para Hannibal Lecter

Por Irreductible, el 28 diciembre, 2009. Categoría(s): humor ✎ 23

Nota aclaratoria para posteriores días:

Este post fue escrito el 28 de Diciembre, día de los inocentes, por si alguien lo lee un 15 de Agosto y cree que el artículo es cierto… No lo es.: Es una broma como las que se suelen gastar tradicionalmente en este día.

Siguiendo con lo que ya se ha convertido en una pequeña costumbre estos 28 de Diciembre y, dejando a un lado las típicas inocentadas que seguramente encontréis en otras webs, en la Aldea vamos a hablar de otra clase de inocentes. El año pasado le dediqué un post a “Los inocentes del puente Tay” y para este año he estado preparando un curioso artículo cinematográfico sobre alguien mucho menos inocente.

La gran película The Silence of the lambs (1991) se tradujo en toda latinoamérica como “El Silencio de los Inocentes“, aunque aquí en España y en esta ocasión, los traductores de títulos sí respetaron el título original y la llamaron “El silencio de los corderos”.

Una de mis películas favoritas, (me la sé casi de memoria), y a la que hoy vamos a dar un repaso recordando una de sus anécdotas más curiosas… La inspiración del Lecter de Anthony Hopkins.

Aunque su aparición estelar fue en esta película, primero tenemos que decir que no fue la primera vez que Hannibal Lecter salía en pantalla… En realidad, la primera película de este personaje fue en “Manhunter” (1986), cinta del director Michael Mann basada en la novela de Thomas Harris “Dragón rojo” y que más tarde volvería a tener un remake titulado también así: Dragón Rojo.

El doctor Lecter en esta primera película, Manhunter, tan sólo era un convicto inteligente y despiadado que cumplía condena en una celda convencional (con barrotes) y que asustaba al agente Will Graham… aún no tenía las notas de malvado refinamiento y delicadeza que, posteriormente, Hopkins le confirió al personaje.

Por suerte o por desgracia, el Hannibal Lecter de la película Manhunter pasó desapercibido en comparación con la gran repercusión que consiguió con su siguiente aparición en “El Silencio de los Corderos”.

Por otra parte, también hay que hablar del escritor de la saga de libros: Thomas Harris, un periodista reconvertido a escritor que, irónicamente, tiene una particular guerra personal con sus antigüos compañeros, lo que le ha llevado a no aparecer en prensa y medios de comunicación durante más de 20 años.

Además, aunque sus libros hayan sido llevados a la gran pantalla, Thomas Harris nunca ha querido intervenir en ninguna de las películas sobre Lecter… No ha dado nunca ninguna indicación ni consejo sobre sus personajes ni ha intervenido en la confección del guión.

De ahí que a la hora de comenzar la realización del Silencio de los Corderos, el director Jonathan Demme se enfrentara con la decisión de continuar con el personaje del Hannibal de Manhunter o visto que no había tenido mucho éxito, cambiar totalmente el rumbo del papel del doctor Lecter.

La primera decisión fue el actor… En un principio se pensó en Robert de Niro pero ante su negativa, comenzaron a salir otros nombres entre los que se incluyeron Geen Hackman, Jack Nicholson o Robert Duvall… finalmente, Demme se decantó por Anthony Hopkins y esa sería uno de los grandes aciertos de la película.

La siguiente opción era la actuación de Lecter y ahí fue donde surgió el talento y el conocimiento del medio de Hopkins que fue el principal artífice de la personalidad del doctor Lecter… Durante las muchas reuniones que el actor y el director mantuvieron, se debatió largamente sobre todos los aspectos del nuevo Lecter… las poses, los gestos, la vestimenta…

Jonathan Demme y Anthony Hopkins en una de las sesiones del rodaje

Llegados a este punto es donde surge la personalidad y la extensa cultura de Anthony Hopkins quien recordó el famoso poster de Federico García Lorca en su compañía de teatro universitario “La Barraca”…

Federico García Lorca, Teatro Universitario “La Barraca”

Hopkins, un amante de la literatura, tenía entre sus escritores favoritos al granadino y en la confección del nuevo personaje, sugirió darle un toque de refinamiento… dotar al personaje de delicadeza y poesía, daría una nueva dimensión al doctor Lecter.

Así, se comenzó a trabajar sobre esa idea… Desde el vestuario en la prisión hasta los gestos, las poses e incluso, como pequeño homenaje, se dejaron varios libros como “Poeta en Nueva York” dentro de la celda del Doctor Lecter.

Desde la primera aparición del Doctor Hannibal Lecter en la película (foto superior) ya se comprende que estamos ante alguien distinto al anterior personaje de 1986… Más delicado, más refinado, con gustos exquisitos… arte, pintura, literatura…

Y la primera decisión respecto a la nueva dimensión de Lecter fue la de aproximar también físicamente al personaje de Thomas Harris con el célebre escritor español… Se hicieron varias pruebas de peinado, maquillaje y vestuario hasta conseguir la apariencia característica del poeta granadino.

Conseguida la apariencia física y el vestuario, el siguiente paso fue la manera de actuar y comportarse del Doctor Lecter… En la primera película, Hannibal era rudo y cortante puesto que se enfrentaba al agente del FBI Will Graham, sin embargo en el Silencio de los Corderos, su oponente era femenina… la agente Clarice Starling (Jodie Foster) y el comportamiento de Lecter tendría que suavizarse y en este caso, se visionaron más de una docena de grabaciones de Federico García Lorca para conseguir imitar sus gestos y poses…

En fin… una anécdota cinemátográfica que hace aún más grande a uno de los mejores personajes de la Historia del Cine… Un personaje que, no olvidemos era un serial killer, pero que destacó de los demás malvados por su delicadeza, su refinamiento… un toque diferente y exquisito, que salió de Granada…

Actualización 12:15: En la película también sale una referencia a Dalí, en una calavera.

ACTUALIZACIÓN 16:00:


Música del Post | Dissapearing into you

Y mira que lo avisaba en la Cabecera de hoy…

—————————–
Archivado en la Sección: Los Artículos de la Aldea (Sección de Chuflas)



Por Irreductible, publicado el 28 diciembre, 2009
Categoría(s): humor