POR LA FORMA DE TU CABEZA… PUEDES SER UN ASESINO

O un codicioso, o un orgulloso, o un intrépido, o un vanidoso, o un glotón…

¿Por qué actuamos de una u otra manera?
¿Qué determina las pautas de nuestro comportamiento y de nuestra personalidad?

Estas son preguntas a las que cada generación ha buscado respuestas.

Durante el siglo XIX, una curiosa teoría científica (hoy considerada obsoleta) desarrollada por un anatomista alemán y su discípulo, dio una nueva explicación que fue extremadamente popular en aquella época.

Mediante el estudio de la forma y estructura del cráneo humano, en el que previamente se habían ubicado veintisiete zonas cerebrales (entre ellas el amor de los hijos, la codicia, el orgullo, la amistad, el talento poético o la firmeza de propósito) y que estarían en más o en menos desarrolladas por cada individuo, sería posible determinar el carácter y los rasgos de la personalidad, incluidas las tendencias criminales.

Durante la época Victoriana esta teoría se tomó muy en serio. En su apogeo suscitó un gran interés entre el público en general, pero pronto suscitó controversias en los círculos médicos y científicos.

Disecciones de cerebros, comparaciones con animales, cabezas y cráneos vaciados y rellenos de yeso… también fue una fuente de diversión para muchos y (no sin razón) se convirtió en objeto de sátira y crítica para otros, como muestran las ilustraciones del siglo XIX que acompañan a este post.


Música del Post Derek & The Dominos

——————————
Fuentes y más información:
Las ilustraciones satíricas del post corresponden a varios autores:
– 1. Atribuida a Henry Thomas Alken
– 2. Desconozco el autor
– 3. Sátira representando a J. G. Spurzheim, ayudante de Franz Joseph Gall
– Muy interesante el link aportado por jdsa de ilustraciones de Cubí i Soler sobre frenología.

Artículo realizado por Guillermo

Relacionados:
Descubre el mensaje oculto de esta carta victoriana
¿Qué histórico descubrimiento de la medicina satirizaba injustamente este dibujo? (Siglo XIX)



Por Guillermo
Publicado el ⌚ 31 marzo, 2009
Categoría(s): ✓ curiosidades de la historia • guillermo • pseudociencia