¡VAMOS RAMON, QUE ESO NO FUE EN LEPANTO!

El 24 de julio de 1899 el escritor Ramón María del Valle-Inclán y su amigo, el periodista Manuel Bueno, discutían durante una tertulia en el Café de la Montaña, en plena Puerta del Sol de Madrid.

En medio de la acalorada discusión, Valle-Inclán llama “Majadero” a Bueno.

Manuel Bueno, ante el insulto, se levanta, coge su bastón y amenaza a Valle, que contraataca con una botella de agua.

– ¡Majadero! ¡Majadero! – insiste Don Ramón.

La mala fortuna quiso que un bastonazo de Bueno impactara en el gemelo izquierdo de la camisa de Valle-Ínclán y que este se clavara, roto en múltiples pedazos, en su muñeca.

La herida se infectó días después y presentaba signos de gangrena tras una chapucera cura de urgencia en la Casa de Socorro… Finalmente tuvieron que amputarle el brazo.

Según las crónicas, después de lo sucedido, Valle-Inclán comenzó a inventarse y fantasear con curiosas y grotescas historias acerca de la pérdida de su brazo, como aquella en la que había luchado con un león, que finalmente se lo arrancó y se lo comió.

También se cuenta que unas veces decía que había perdido el brazo en un duelo a sable por defender el honor de una dama… y otras que lo había perdido entre su barba…

Pero un día, en una animada tertulia en otro café de Madrid, el genial escritor, dejándose llevar en un momento de exaltación, comenzó a asemejar su manquedad con la de Cervantes, a lo que su buen amigo Jacinto Benavente (adelantándose hábilmente al previsible final esperpéntico de la fantasiosa historieta) replicó:

“Vamos Ramón, que eso no fue en Lepanto”

Tal vez de no intervenir D. Jacinto, Valle-Inclán (no en vano creador del estilo literario denominado esperpento) podría haber convencido a algún incauto oyente de la época de que la verdadera causa de su manquedad estaba en haber luchado “mano a mano” con Cervantes y contra los turcos aquel 7 de octubre de 1571 😉

Para acabar os dejo con esta estupenda viñeta del Comic mexicano de 1968 “Vidas Ilustres” que recoge algunas otras hilarantes e increíbles versiones acerca de cómo perdió su brazo izquierdo D. Ramón María del Valle Inclán.

Simplemente fantástico.

Concluyo diciendo que a D. Jacinto Benavente, autor de la frase que da título a este artículo, se le han atribuido infinidad de anécdotas. Una vez le preguntó un periodista si todas eran suyas, a lo que respondió el dramaturgo:

“No, pero cuando me las cuentan, si tienen gracia, me las quedo”


Música del Post Rogelio Botanz

——————————
Fuentes y más información en:
– “Anecdotario histórico español” de Mª Francisca Olmedo de Cerdá, abc.es, formaciónsinbarreras
– Caricatura de Valle-Inclán vía La voz de Galicia
– Viñetas del cómic a través de navarrobadía.blogspot.com

Artículo realizado por Guillermo



Por Guillermo
Publicado el ⌚ 23 marzo, 2009
Categoría(s): ✓ curiosidades de la historia • guillermo • historia de españa