MINIFICHA 34: CONSTANTINOPLA RECHAZÓ LOS TOROS (1910)

Por Guillermo, el 30 enero, 2009. Categoría(s): curiosidades de la historia • guillermo • Minificha ✎ 6

Grabado de Constantinopla (1910) – Imagen de dominio Público

En 1910 se inauguró oficialmente la plaza de toros de la ciudad turca de Constantinopla.

La plaza era de madera y con un aforo para 30.000 espectadores.

En su inauguración torearon los maestros José Fernández Chico de la Camila, Negret y Frutitos, que optaron por no matar a los astados para no excitar más los ánimos, ya de por sí calientes.

Y es que una amplia propaganda en contra del espectáculo se había extendido por la ciudad.

Como era de esperar, este tipo de espectáculos no fue, a la postre, del agrado del público turco, y las corridas de toros no arraigaron en aquel lejano lugar.

Este curioso hecho lo leí en “El libro de los hechos insólitos” de Gregorio Doval.

Me puse a buscar información al respecto para contrastar su veracidad o ampliar el artículo, pero no encontré ninguna otra referencia ni fotografías de la citada plaza de toros.

Cuando ya abandonaba la búsqueda, y para mi sorpresa, di con un documento en PDF del “Diario de La Mancha” de 21 de mayo de 1910 que en su sección “Correo taurino” (página 2 del PDF) recogía una breve reseña de lo que iba a ser la primera (y también probablemente la última) corrida de toros en Constantinopla (hoy Estambul).

La he recortado y ampliado:

Más información y fuentes:
El Diario la Mancha ofrece para descarga un amplio catálogo de PDF de sus ediciones desde 1906.

———————
MiniFicha realizada por Guillermo



6 Comentarios

  1. Muy bien por los constantinopolitanos jajaja (no sé si se dice así) pero ya iban por buen camino en 1910.

    Curiosida entrada y buena investigación.

    Un saludo

  2. Gracias por traernos siempre curiosos e interesantes artículos.
    No me imaginaba ni por asomo que se llegara a torear en Constantinopla.

  3. Normal que rechazen esa salvajada. Sólo un sádico puede disfrutar del sufrimiento ajeno.
    Y llamar maestro a un torturador profesional me parece un despropósito y un insulto a la inteligencia.
    Un saludo.
    Kike.

Deja un comentario