TEXTOS PARA EL DOMINGO

¿Y qué quieres que haga?¿Buscarme un protector? ¿Un amo tal vez?Y como hiedra oscura que sube la pared,medrando sibilina y con adulación.¿Cambiar de camisa para obtener posición?¡No, gracias!

¿Dedicar, si viene al caso, versos a los banqueros?¿Convertirme en payaso?¿Adular con vileza los cuernos de un cabestropor temor a que me lance un gesto siniestro?¡No, gracias!

¿Desayunar cada día un sapo?¿Tener el vientre panzón?¿Un papo que me llegue a las rodillascon dolencias pestilentesde tanto hacer reverencias?¡No, gracias!

¿Adular el talento de los camelos?¿Vivir atemorizado por infames libelosy repetir sin tregua:«Señores, soy un loro,quiero ver mi nombre escrito en letras de oro!»?¡No, gracias!

¿Sentir terror a los anatemas?¿Preferir las calumnias a los poemas?¿Coleccionar medallas? ¿Urdir falacias?¡No, gracias!¡No, gracias!¡No, gracias!…

Pero cantar… Soñar… Reír… Vivir… Estar solo…Ser libre, tener el ojo avizor,la voz que vibre, ponermepor sombrero el universo,por un sí o por un no.Batirme, o hacer un verso…

Despreciar con valor la gloria y la fortuna,viajar con la imaginación ¡a la luna!.

Sólo al que vale reconocer los méritos,no pagar jamás por favores pretéritos,Renunciar para siempre a cadenas y protocolos.Posiblemente no volar muy alto, pero solo…”

——————–Texto extraido de la película Cyrano de Bergerac (1990)Archivado en la Sección: Textos para el Domingo

Para conocer las novedades de la AldeaSuscríbete a los Feeds Irreductibles

3 comentarios

Participa Suscríbete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *