ANGEL SANZ BRIZ

Por Guillermo, el 4 marzo, 2008. Categoría(s): guerra mundial • guillermo • historia • personajes ✎ 6

PERSONAJES IRREDUCTIBLES
ANGEL SANZ BRIZ

Nueva colaboración de Guillermo en esta Galería de Personajes Irreductibles, al que desde aquí agradezco sus participaciones e intervenciones, tanto en videos como en investigación histórica, que por supuesto, tienen un lugar privilegiado en la Aldea.

Hoy visita nuestra galería de personajes irreductibles un diplomático español cuya historia no es, por desgracia, suficientemente conocida en nuestro país. Este joven diplomático, lo mismo que hiciera Schindler con su famosa lista, salvó a un buen número de judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

Esta es, en menos palabras de las que se merece, su historia:

En 1944 las tropas alemanas ocuparon Hungría e inmediatamente iniciaron la deportación de los judíos a los campos de exterminio. En aquel momento, el jefe de la legación española en Budapest era Angel Sanz Briz, un zaragozano de 32 años.

Por entonces, España no se unió a las protestas internacionales contra las deportaciones masivas de judíos, pero se mostró dispuesta a la concesión de visados y documentos que, como país cuasi-neutral, pudieran ofrecer protección a los perseguidos.

Es entonces cuando el joven diplomático español, con la ayuda de su amigo, el italo-español Giorgio Perlasca, y valiéndose de un Decreto promulgado por Primo de Rivera en 1924, emitió salvoconductos o “pases de protección” a los judíos sefarditas (judíos que, según ese decreto, tenían derecho a pasaporte español por ser herederos lejanos de aquellos que fueron expulsados de España por los Reyes Católicos en 1492) que vivían en Budapest. Pero, en realidad, los judíos sefarditas que había en la capital húngara eran muy pocos (apenas 45), por lo que extendió su ardid a los judíos asquenazíes (judíos de Europa central) que eran mayoría en Budapest.

Las autoridades nazis otorgaron al español un cupo de 200 personas. Solo podría emitir 200 pasaportes, ni uno más.
Sanz Briz lo aceptó sin rechistar, y dio ordenes en su embajada para preparar los salvoconductos……..pero no 200 sino muchos más, tantos como fuese posible.

Emitió miles……. y el truco residía en que ningún pasaporte tenía un número mayor al 200, pero tampoco estaban repetidos. Fue creando series que iban del 1 al 200, así, por ejemplo, del pasaporte número 50 había varios: de la serie A-1, de la A-2, del a A-3…..

Esto, sin embargo, creaba otro problema, el de la cantidad : los nazis se escamarían si veían demasiados judíos “españoles” por la calle…..
Sanz Briz entonces decide alquilar ocho casas en Budapest, a las que colocó la bandera española y un cartel que advertía : “Anejo a la legación española. Edificio extraterritorial.”

De esta forma, las casas gozaban de inmunidad, dada su “españolidad” y, ante el más mínimo incidente, presentaba una nota de protesta ante el Ministerio de Negocios Extranjeros.

En las casas de Sanz Briz se alojaron 5.200 personas, hombres, mujeres y niños que, gracias a su intervención, lograron salvar sus vidas. A muchos de ellos los sacó de los trenes de deportación, a otros de las comisarías en noches en las que salía de casa cargado de pasaportes falsos….siempre numerados del 1 al 200…

A finales de 1944, y ante el avance del ejército soviético, el gobierno español ordenó a Sanz Briz abandonar Hungría y trasladarse a Suiza.
Pero, si él se iba, ¿quién se encargaría de sus judíos?.

Giorgio Perlasca se ofreció voluntario y, de acuerdo con Sanz Briz, adopta el nombre de Jorge y falsifica su nombramiento como Cónsul de España en Hungría.
Perlasca continuó con la labor, falsificando él mismo documentos de identidad españoles y consiguió que todos estos judíos siguieran a salvo hasta que, en enero de 1945, los soviéticos entraron en Budapest.

En 1991 el gobierno de Israel reconoció la labor de Sanz Briz, otorgándole la dignidad de “Justo entre las naciones”. Existe también una placa honrando su memoria en Budapest, en la fachada de una de las casas que alquiló como refugio para sus judíos.

Unas 5.200 personas lograron salvar sus vidas gracias a la abnegación, sacrificio y valentía de Sanz Briz, con la ayuda de Perlasca ; casi 5 veces más que Schindler y, sin embargo, su nombre sigue siendo desconocido para muchos…… tal vez porque Hollywood nunca le dedicó una película.
Sí tenemos, sin embargo, una magnífica producción italiana : “ El Cónsul Perlasca ” ( 2002 ) que narra la segunda parte de esta gran historia, con la música de Morricone de fondo. Más abajo podéis ver el trailer. No dejéis de verla si tenéis ocasión.

Angel Sanz Briz, un gran personaje irreductible, y junto a él Giorgio (Jorge) Perlasca, Oskar Schindler, el diplomático sueco Raoul Wallenberg ( al que se le atribuye la salvación de otros 40.000 judíos húngaros)….y tantos y tantos otros, héroes anónimos, hombres de una pieza, cuya determinación, valor y perseverancia marcó la línea entre la vida y la muerte de tantos inocentes.
Todos ellos, sin duda, ocupan hoy un lugar preferente en nuestra galería……y en el corazón de otros muchos…..



Por Guillermo, publicado el 4 marzo, 2008
Categoría(s): guerra mundial • guillermo • historia • personajes