Robert Zubrin, el ingeniero que podría llevarnos a Marte en diez años

El pasado 07 de enero cumplí 36 años. Pertenezco a una generación extraña, descafeinada en lo que a hitos históricos espaciales se refiere… Ni chicha ni limoná, no viví la llegada del hombre a la Luna, y actualmente existe una alta probabilidad de que tampoco vea la llegada del hombre a Marte.

Un vacío de más de 40 años separan la famosa frase de Neil Armstrong y este preciso instante en el que escribo… Por el momento, las previsiones más arriesgadas sitúan una posible misión tripulada al planeta rojo para el lejano año 2031, y no parece que haya mucha prisa por realizarlas.

El 12 de Septiembre de 1962, el presidente John F. Kennedy lanzó el desafío… un desafío a sus propias fuerzas, a su propios compatriotas, a su propio país… We choose to go to the moon in this decade… Se llegó a la Luna por muchas razones, algunas las comenté en el Podcast dedicado al Apollo XI… carrera espacial, adelantarse tecnológica, política y militarmente al entonces enemigo ruso, guerra fría… Pero lo que de verdad importó fue el empeño de todo un país en conseguir un objetivo, aquel afán hizo que se destinaran todos los recursos necesarios y disponibles a lograr una meta: La Luna.

Y así se consiguió… en aquel tiempo se convirtió en un tópico común, una frase en boca de todos… “Si hemos logrado llegar a la luna, podemos hacer cualquier cosa”.

Muchos pensaron que aquello era el principio y que pronto vendrían logros aún más increíbles… Se lanzó el primer satélite, el primer hombre salió al espacio, se consiguió llegar a la luna… y la sucesión de acontecimientos parecía no tener fin… Salían películas, libros y artículos que nos situaban en el 2001 en Marte, el 2010 en Júpiter y antes de que nos pudiéramos dar cuenta estaríamos viviendo en otros planetas…

Pero no fue así… Con la cancelación del programa Apollo los sueños y ambiciones del ser humano en el espacio exterior se fueron postponiendo y, finalmente quedaron reducidos a los vuelos de órbita baja alrededor de la Tierra.

Y entonces surgió la oportunidad.

El 20 de Julio de 1989, conmemorando el vigésimo aniversario de la llegada a la Luna, el presidente George Bush (padre) realizó un discurso ante toda la nación en el que, quizá intentando emular a Kennedy, volvía a sembrar la esperanza de los viajes espaciales.

“La Historia nos ha demostrado que nunca hemos perdido al intentar ampliar los límites de nuestras fronteras”

Bush encomendó la tarea a la NASA: Elaborar una misión que nos llevara a Marte en un periodo de 30 años, 2019,un reto a largo plazo que, en aquel entonces y si se planificaba bien, parecía más que razonable.

Fue entonces cuando la NASA reunió a sus mejores expertos y los emplazó durante 3 meses a dedicarse en cuerpo y alma a ese proyecto… el proyecto que nos llevaría a pisar por primera vez un planeta distinto al nuestro.

Pero como la mayoría de las Comisiones, su tarea terminó siendo manipulada y se fue haciendo cada vez más confusa… Se colaron en el proyecto demasiados burócratas que influyeron negativamente, intentando elaborar una misión lo más compleja posible para que los diferentes intereses, empresas y tecnologías implicadas tuvieran cabida en ella.

Aquel plan se conoció como “El informe de 90 días” y requería de una infraestructura mastodóntica… la misión era la siguiente:

En primer lugar se debía triplicar el tamaño del proyecto de Estación Espacial, dotándola de hangares, depósitos para carburantes, dársenas de control y bases para la tripulación.

Desde allí, se volvería a la Luna para construir una base con las instalaciones necesarias para albergar diversas naves que, en diferentes etapas, se encargarían de ir construyendo el cohete y la nave que les llevaría a Marte.

Desde la Tierra y a través de la Estación Espacial se irían transportando a la luna los materiales y el combustible necesarios, para que la tripulación y los ingenieros construyeran allí una gran nave para el viaje al planeta rojo.

Desde la Luna y, una vez concluida la fase de construcción, la nave despegaría preparada para un viaje de 18 meses que les llevaría hasta la órbita marciana, donde descendería el equipo destinado a plantar la segunda bandera americana fuera de nuestro planeta…

Cuando algunos de los esperanzados soñadores espaciales recibieron este “Informe de los 90 días” sintieron cómo se les caía el mundo encima… Ningún político en su sano juicio, por mucho aniversario del Apollo que estuvieran celebrando, iba a aprobar semejante proyecto mastodóntico.

Aquel proyecto fue presentado ante el Congreso… Su coste estimado era de 450.000 millones de dólares… Aquella cantidad hizo que casi cundiera el pánico entre los legisladores de la Cámara y por supuesto, la misión a Marte fue cancelada. Ninguna administración estaba dispuesta a un desembolso en Ciencia, una inversión que tan sólo se podría comparar al coste de la Segunda Guerra Mundial…

Acusaron a la NASA de poco realista, algunos volvieron a rescatar la memoria de la tragedia del Challenger en 1986, y el resultado han sido otros 20 años sin un reto apropiado a nuestra verdadera capacidad.

Y es aquí donde os presento a nuestro protagonista: Robert Zubrin.

Un brillante ingeniero aeroespacial, que vivió todos aquellos momentos legendarios de conquista espacial siendo un niño. y que no se resigna a que nuestro avance quede relegado a las misiones orbitales sobre la Tierra.

Una de las frases que le he podido oir, se ha quedado grabada en mi mente casi como un lema:

“Las civilizaciones, al igual que el hombre, prosperan con los retos y se apagan cuando ya no los buscan”.

Porque Zubrin cree que se puede conseguir, que lo único que falta es el afán, aquel empeño que otra generación anterior a la nuestra puso para conseguir llegar a la Luna… No existe el reto, el objetivo marcado y la unión de intenciones que se dieron en la década de los 60.

Por eso, cuando aquel proyecto de la NASA se canceló, Robert Zubrin se propuso realizar una misión diferente, con un enfoque más directo, más realista y que consiguiera que el viaje a Marte no cayera en el olvido.

Para ello, Zubrin ha fijado varios puntos que hacen de su proyecto el más interesante de cuántos existen hoy en día para conquistar nuestro siguiente paso en la carrera espacial; una serie de afirmaciones que podrían convertir su misión en la verdadera misión a Marte:

  • El Lanzamiento debe ser desde la Tierra.
  • El proyecto de Zubrin sólo utilizará tecnología ya existente.
  • Rechaza la idea de construir una base lunar.
  • Para reducir aún más los costes, no se construiría la nave en el espacio.
  • El proyecto es asumible económicamente y realizable en esta década.

Zubrin afirma que el viaje a Marte es posible, con la tecnología que ya disponemos y con costes razonablemente asumibles a medio plazo.

La mayor dificultad con la que Zubrin se enfrentaba era con el combustible. La mayoría de expertos coincidía en que sería casi imposible realizar el lanzamiento de una nave desde la Tierra cargada con todo el combustible necesario para un viaje de ida y vuelta a Marte.

Para solucionar este problema, Zubrin y su equipo de ingenieros estuvieron estudiando una teoría que rondaba ya desde los años 70 y que anunciaba que se podría producir combustible con los elementos químicos disponibles en la atmósfera de Marte. (CH4/CO2)

Una idea revolucionaria que funcionaría de la siguiente manera:

  1. Se articulan 2 misiones por separado que saldrían desde la Tierra
  2. La primera no estaría tripulada y llevaría a la superficie marciana todo lo necesario para montar una especie de “refinería química” en Marte, además de todos los materiales y peso que pudieran aligerar la siguiente misión ya tripulada.
  3. Después de comprobar que la primera nave ha llegado a Marte, saldría la segunda misión, esta vez tripulada, que llegaría a Marte para quedarse durante 1 año y 6 meses… Tiempo suficiente para realizar múltiples experimentos, conocer en profundidad el planeta y haber recargado de combustible la nave de regreso.

Robert Zubrin reunió a un equipo de 12 ingenieros, y comenzó a elaborar en detalle el proyecto.

En primer lugar enviarían el vehículo de regreso con su propia “planta de propelente”… Una misión no tripulada que llevaría a Marte lo necesario para generar allí, el combustible del viaje de vuelta.

Más tarde, y aprovechando alguno de los momentos de máximo acercamiento de las órbitas de Marte y la Tierra, se lanzaría la segunda nave con los astronautas dentro y con combustible para un viaje que, gracias a estas órbitas, tan sólo duraría 6 meses.

Al llegar a la superficie comenzaría una estancia en el planeta rojo de un año y seis meses, tiempo en el que se aprovecharían de nuevo las órbitas cercanas de Marte y la Tierra para regresar.

Una vez recargados los tanques de combustible, los astronautas volverían a casa utilizando la nave que la primera misión transportó en un viaje de vuelta de otros 6 meses.

La idea… el proyecto de Robert Zubrin conforma actualmente la misión con más posibilidades reales para llevar a cabo algo que, tarde o temprano, conseguiremos pero que, personalmente me gustaría ver con mis propios ojos… la llegada del hombre a Marte.

Pensándolo bien y recordando un poco nuestra historia reciente… quizá, tan sólo sea cuestión de empeño y de retos.

———————-Fuentes y más información:El proyecto de este carismático ingeniero no se queda sólo ahí. Robert Zubrin es uno de los más firmes defensores de la colonización de Marte y a ello ha dedicado gran parte de su vida.En 1988 creó la Mars Society con el objetivo de promover la exploración de nuestro planeta vecino y de que el empeño de llegar a Marte no siga cayendo en el olvido.Además de los enlaces que proporciono insertados en el texto os recomiendo echar un vistazo a la web oficial de la Mars Society (en inglés) y por supuesto, la versión de la Mars Society en castellano.Las fotos de este artículo son fotogramas que he extraído del Documental “The Mars Underground“, en el que Robert Zubrin explica paso a paso todo su proyecto. En español también está disponible bajo el título “El Viaje a Marte” y os recomiendo vivamente que lo veáis cuando os sobre algo de tiempo.

——————————-Archivado en la Sección: Los Artículos de la Aldea (Ciencia)

19 Comentarios

Participa Suscríbete

Tall-Cute

El mayor problema que veo es asegurar que todos los componentes llegan bien: Se han perdido sondas en Marte o alguno de sus componentes se ha dañado.

He de decir que yo también espero con ilusión poder ver llegar al ser humano a Marte y analizar si hay o hubo vida. Esas fuentes de metano me tienen intrigado.

enrenr

Hola a tod@s,

De antemano, gracias por los interesantes artículos que aparecen en este blog.

Creo que sería un grandísimo logro que el ser humano llegará a Marte, pero leí no hace mucho un artículo en Ciencia Kanija que hacía alusión a uno de los mayores inconvenientes para este tipo de viajes: la radiación. El artículo se puede consultar en este enlace:
http://bit.ly/4xk4HW

Saludos.

enr.

Lukas ThyWalls

Para ir a otra parte del planeta, solo hace falta un pais. Incluida la Luna, que no es mas que una isla de nuestro planeta.

Pero Marte es ir a casa del vecino… ¿Realmente un pais va a pagar? ¿O pagarian varios? ¿Con los problemas del planeta? ¿E irian para no volver en el siglo?

Me gustaria ver el viaje a Marte, pero si va a ser de la misma forma que el pasado, que no tengan prisa.

PD.: Tambien se filtro la idea de llevar personas a Marte, para no volver (o como poco, volver a largo plazo). Y de usar las lunas de Marte como trampolines. Demasiadas ideas. De ideas no funciona este mundo, desgraciadamente.

Alb

El proyecto de Zubrin es sin duda mucho mas realista y sensato.

Pero el proyecto del “informe de los 90 dias” tenia muchas mas posibilidades de ser aprobado.
La razon…. costaba 450.000Millones de dolares.

Este elevado coste es un problema quien lo paga…. pero es un enorme beneficio para quien los cobra.

¿Que intereses defienden los congresistas?¿Los de los contribuyentes o los de las empresas aeronauticas?

Si alguien es tan ingenuo de pensar que defiende a los contribuyentes…. Le recuerdo que los EEUU se destinando 200.000 millones de Dolares al año, en la guerra de Irak.(Este dinero se lo embolsa Hallyburton y otras)

Si no aprobaron el plan, no fue porque fuera muy costoso… si no porque no vieron la posibilidad de convencer a los contribuyentes.

Resulta triste y exclarecedor, ver que es mucho mas facil mover a la poblacion con miedo, oido y guerra, que con ilusion, descubrimiento y nuevas fronteras.

Jose Manuel Robles

Yo lo peor que veo es la comida, ¿comida para año y medio? ¿con los 6 meses de viaje incluido?

Luego, el riesgo asociado es muy elevado, generar allí combustible y recargar la nave. Puff! eso es una misión ella sola.

Yo veo el viaje tripulado por robots (que no tienen porqué ser humanoides).

No aterrizaría en Marte, sino dejaría la nave en órbita estacionaria y mandaría una unidad de generación de combustible. Si la generación de combustible vale una “vuelta a casa”, se aterriza, sino para casita con la energía que “sobra” (no es necesario “escapar” de Marte).

Esto son “pájaros de mi cabeza”, soy Ingeniero pero no aeroespacial.

Muy buena entrada :)

Mike sanMike san

Es esencial que los humanos lleguemos a Marte (depués de misiones preliminares con robots). Y es esencial que sea una misión compartida por todas las potencias(China, Europa, Japón…), además de los USA. No sólo por el coste sinó por los beneficios psicológicos que acarreará. Será el inico de la consciencia de especie. Propongo tomarlo en serio. Que podemos hacer? Pues no sé. Escribir a los presidentes, empezando por Obama? Hackeando (que no crackeando) numerosos sitos con este mensaje? Si hubiera algún marciano al que invadir la cosa sería más sencilla…

Thegodinez

Lo mejor sería que la ONU repartiera los costes entre todos los países, aunque esta idea sería casi imposible por el simple hecho de que cada país vería por sus propios intereses. Creo que por el momento la inspiración está muriendo por el SPIRIT

Havoc

Llevar el hombre hasta Marte, cuando pueden hacerlo mejor y más rápido las máquinas, lo veo la mayor imbecilidad e inutilidad de la carrera espacial humana. Ni que decir de los costes que supondrá enviar a alguien a Marte.

Marte, es casi tan grande como la Tierra. El mayor problema no es cómo van a llegar, sino cómo cojones luego pretenden despegar. Hay que llevar combustible, alimento, agua, y oxígeno para la ida (despegue + viaje) y para la vuelta (otro despegue y otro viaje).

Es algo completamente demencial. Pero adelante, que vayan, espero que se mueran todos y así aprenderemos a no derrochar de esta forma tan inútil el dinero.

A Marte…pero que sinvergüenzas…y de mientras aqui en la tierra millones y millones de personas que se mueren de hambre y por beber agua insalubre.

NO A LA MISIÓN TRIPULADA A MARTE!!

AnonymousAnonymous

Critica guerras o despilfarros políticos, pero nunca deberías criticar una inversión en ciencia…
Cuantos borregos dijeron en los 60 lo mismo y mira que avances tecnológicos aportó al planeta esos viajes tan ambiciosos!

Gordo

A mi todo lo relacionado con la carrera espacial tiende a deprimirme. ¿Realmente se ha avanzado algo desde la primera misión a la Luna? Parece que cualitativamente la cosa sigue igual. No digo ya que descubran el motor de curvatura o algún artilugio postrelativista, pero qué menos que un motor atómico o algo.

¿Desplazarse quemando hidrocarburos? Totalmente vintage…

Un saludo

G

AnonymousAnonymous

Estoy con @Havoc. No de una forma tan redical, ni mucho menos deseando que si se llega a enviar la misión tripulada esta muera, pero me parece un derroche de dinero obsceno.

Nunca estoy en contra de ningún avance científico pero siempre que sea para el beneficio de los seres humanos y del planeta tierra en general. Una mision a marte de cualquier tipo ¿Para que nos sirve? ¿De verdad necesitamos analizar los trozos de rocas y la posible vida en marte para mejorar la nuestra propia??

Ahora me vendrán los puristas diciendo que las misiones espaciales han hecho mucho en el anvance de la ingeniería que las muestras tomadas de rocas espcaciales han hecho mucho por la química y la medicina ¿Pero de verdad hacía falta salir al espacio para inventar un mejor motor? ¿Cuanto nos habría cosatado inventarlo para usarlo en “casa” directamente sin pasar por la estacion espacial? ¿Que otros avances científicos y sociales de verdad útiles para el grueso de la población mundial se podrían haber producido con el dinero derrochado en el programa espacial en misiones absurdas como viajes tripulados a Marte?

En mi opinión por lo poquito que se salva el programa aeroespacial es en el tema de las telecomunicaciones y los satélites

Havoc

Reconozco que me he excedido y pido perdón.

Pero sigo pensando que es inútil llevar al hombre a Marte, sólo porque nuestra tecnología nos lo permita. Es muy caro, y el trabajo que el hombre pueda hacer en Marte lo pueden hacer de forma más eficiente las máquinas y los robots.

Es más, juraría que ya tenemos un par de robots operando en marte, investigando el terreno, analizando sustancias y tomando fotografías.

Y sobre la tecnología que tenemos hoy en día en la Tierra, comentar que con el capitalismo, la tecnología no está sirviendo al conjunto de la humanidad, sino sobretodo a la clase capitalista. Todos los avances pioneros pasan por el aparato militar. Es cuando la tecnología queda obsoleta en el ámbito militar que luego pasa al ámbito comercial y doméstico.

Obtener mejores tecnologías (para el conjunto de la sociedad humana), es un problema que debemos afrontar aquí en la Tierra. Ni Marte ni la Luna pintan ya nada.

Saludos.

Pablo

¿De verdad pensais que usar el dinero para la ciencia y para un proyecto para ir a Marte es un gasto innecesario?
Claro, la gente se muere de hambre, así que alimentemos a todos, demos con ese dinero medicinas a todos, mejoremos la vida de todos los habitantes de la Tierra. ¿Y entonces qué? ¿Superpoblación?

Es imperativo que en este siglo:
a) Prohibamos a la gente tener más de 2 hijos, o
b) Salgamos de este planeta para que quepamos todos.

La tercera opción es esperar que la superpoblación provoque una guerra mundial por los recursos que elimine unos cuantos miles de millones de personas (y del resto de seres vivos del planeta ni hablamos).

Havoc

# Pablo

¿Pretendes insinuar que si el hombre no viaja a Marte, el mundo sucumbirá como consecuencia obvia a la superpoblación?

Para que salgamos del planeta y vivamos en otros, me parece que faltan aun bastantes siglos. Primero hay que encontrar un planeta habitable. Marte no lo es. Si queremos que Marte sea habitable tendremos que esperar mucho para conseguirlo.

Si aun existe el capitalismo, quienes se irán a vivir a este nuevo mundo no serán ni los pobres ni la clase trabajadora. Se irán los que se puedan permitir pagarse ese pedazo de viaje, es decir, los super ricos.

Si pretendes que los avances en la ciencia beneficien a la gente, lo primero que hay que hacer es destruir el capitalismo.

Y sobre la superpoblación, basta que cada pareja tenga como máximo un hijo para que la población mundial se reduzca a la mitad en un par o tres de décadas. De todas formas en el planeta hay comida para todos, lo que pasa es que es por culpa del sistema capitalista que muchos no pueden acceder a ella.

Los problemas están aquí y hay que resolverlos aquí. No existe ninguna solución para mejorar la experiencia humana en la vida que pase por hacer un patético viaje a Marte.

Gouki

¿Por que cuando se habla de viajar a Marte siempre se cae en topicazos como, superpoblacion, solo para ricos, capitalismo, despilfarro de dinero…?

Esta es la razon principal por la que hacer el viaje: Cuando una sociedad se queda sin una meta estimulante, decae y se extingue. Mandar robots no lo es, menos mal que hace 500 años no los habia, sino …
Dejar de dar dinero a la exploracion espacial humana, no va a solucionar ningun problema aqui abajo, igual que no se espero a que Europa dejase de tener pobreza para ir a America, o a Australia.

Los viajes comerciales en avion eran al principio solo para ricos, ahora cualquier persona de clase media puede hacer uno, y no solo en los paises comunistas… incluso en los paises con el malisimo capitalismo, la gente viaja!!!¿que es eso de que la gente no se beneficia de la ciencia si hay capitalismo?Eso si que es una afirmacion gratuita.

AparisAparis

Y sigue habiendo gente que se opone a los avances de la ciencia …

No vayamos a Marte, que la gente se muere de hambre en el mundo. Pues vaya excusa !!
A donde vas, manzanas traigo.

Si siempre se hubiera pensado igual, tadavia estariamos en las cavernas, preocupandonos de que hay que dar de comer a la caverna del lado, no hace falta explorar el valle de detras de las montañas…

Claro que hay que preocuparse por la pobreza del mundo, pero no por ello hay que dejar de lado todo lo demas, hombre.

José LuisJosé Luis

A mi uno de los factores que mas me parece que influirían en el buen desarrollo de la misión a Marte sería el psicológico. Estamos hablando de un viaje de ida de unos seis meses, una estancia de año y medio en Marte y un viaje de vuelta de otros seis meses. Todo esto realizado por el mismo grupo humano, conviviendo día a día en los mismos y reducidos espacios, lejos, muy lejos de casa en entornos no habituales para los seres humanos, etc. Con circunstancias como estas, pueden surgir problemas psicológicos y de convivencia graves.
Yo creo que Zubrin y sus colaboradores ya habrán tenido en cuenta el factor psicológico, pero como ya digo, creo que es un factor tan importante como el tecnológico mismo para el buen desarrollo de una misión a Marte.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>