NATURALEZA ASOMBROSA – IBIS ESCARLATA, LA GARZA ROJA

Por Irreductible, el 29 noviembre, 2008. Categoría(s): ecologia • naturaleza • naturaleza asombrosa ✎ 6

Al igual que el Capibara que ya conocimos en otro Post de Naturaleza Asombrosa, el animal que nos visita hoy, tiene muchos nombres.

El más conocido es Corocoro, aunque también responde al nombre de Ibis escarlata, garza roja y guará. Personalmente, y ya que hay varias opciones, me gustan el de Ibis escarlata y Garza roja… le dan un toque de elegancia muy personal 🙂

Su habitat es fundamentalmente tropical y podemos encontrarla en las zonas pantanosas de Venezuela, Colombia o Brasil.

Su espectacular color rojo es la característica más visible y es propio de ambos sexos, intensificándose con los años: Así podemos averiguar la edad del ave, cuanto más viejos, más rojo se vuelve su plumaje.

Vuelan en multitudinarias bandadas en formación de «V» para realizar migraciones desde zonas interiores hasta las costas donde pasar el invierno.

Como curiosidad, la Wikipedia nos da otro dato: Es el ave nacional de Trinidad y Tobago y aparece en su escudo, junto a otro pájaro tropical, el Cocrico.

Debe ser alucinante asistir a una de estas migraciones y ver como el cielo tropical se tiñe de cientos de nubes de color rojo volando al ritmo de sus alas.


Mas información y Fuentes: Wikipedia | Lista Roja | Pixdaus

Ibis Escarlata – Eudocimus ruber
En Peligro moderado de Extinción


Música del Post | Brandi Carlile

—————-
Archivado en la Sección: Naturaleza Asombrosa

Para conocer las novedades de la Aldea
Suscríbete a los Feeds Irreductibles



6 Comentarios

  1. Acabo de buscar a «nuestro» ibis eremita, y puedo confirmar que lo mas feo que he visto en pájaros, hace mucho tiempo… jajajaja

    Es la muerte personificada en pájaro jauasjasuaua

  2. Es precioso en verdad, con un plumaje espectacular que facilmente podría haberle llevado a la extinción a base de cazarlo por sus plumas.

    El ibis eremita no es tan feo; me recuerda mucho al buitre negro, con la cabeza pelada y el collarín de plumas.

Deja un comentario