El hombre que cogió una bala con la mano

Por Irreductible, el 12 julio, 2008. Categoría(s): aviacion • curiosidades de la historia • fisica • guerra mundial ✎ 11

EL HOMBRE QUE COGIO UNA BALA CON LA MANO…

Como ya saben los asiduos de la Aldea, me encanta relacionar y unir post e ideas. En este caso traigo una historia de aviación y balas que está irremediablemente relacionado con el post que edité hace unos días y que titulé Huracanes, Física y Cañones de la IWW, en el que vimos la importancia de la resistencia al aire en determinadas situaciones, cómo por ejemplo los cañones…

La historia de hoy también va de física y primera guerra mundial…

Retomando los fabulosos libros de Física cotidiana de Yakov Perelman, volvemos a los tiempos de la gran guerra y nos hacemos eco de una noticia que apareció en la prensa de aquellos días y que parece extraordinaria…

En uno de los vuelos de reconocimiento a una altura de dos kilómetros, un aviador francés se dio cuenta que junto a su cara se movía una cosa pequeña. Pensó que sería algún insecto, y, haciendo un ágil movimiento con la mano, lo cogió. Cuál sería su sorpresa cuando vió lo que acababa de cazar… ¡una bala alemana!

Tras reponerse del susto, el aviador miró hacia atrás y debajo suyo, vió a lo lejos un focker alemán en su cola…

El enfrentamiento terminó sin consecuencias y al aterrizar el aviador contó lo sucedido que sorprendió a propios y extraños.

No obstante, esta noticia sobre el piloto que cogió la bala, no tiene nada de imposible.

Las balas no se mueven durante todo el tiempo con la velocidad inicial de 800-900 m por segundo, sino que, debido a la resistencia del aire, van cada vez más despacio y al final de su trayectoria, antes de empezar a caer, recorren solamente 40 m por segundo. Esta era una velocidad factible para los aeroplanos de entonces.

Por consiguiente, la bala y el aeroplano podían volar a una misma velocidad, en un momento dado, y, en estas condiciones, aquélla resultaría inmóvil o casi inmóvil con relación al piloto. Es decir, éste podría cogerla fácilmente con la mano, sobre todo con guante (porque las balas se calientan mucho al rozar con el aire.

Cómo se suele decir… No me asustan las balas, sino la velocidad que llevan…

Por otro lado, Perelman nos advierte que si en condiciones determinadas una bala puede resultar inofensiva, también se da el caso contrario, es decir, el de un «cuerpo pacífico», que lanzado a poca velocidad puede producir efectos destructores.

Esto es lo que ocurrió cuando, durante la carrera automovilística Leningrado-Tiflis (en el año 1924), los campesinos de los pueblos del Cáucaso saludaban a los automovilistas, que junto a ellos pasaban a gran velocidad, arrojándoles manzanas, frutas… incluidos melones y sandías… (muy bestias algunos, si señor…)

El efecto que produjeron estos inesperados obsequios fue bastante desagradable. Las sandías y los melones abollaban, hundían y hasta rompían las carrocerías de los coches, mientras que las manzanas lesionaban seriamente a los pasajeros. La causa es comprensible. La velocidad que llevaban los automóviles se sumaba a la de las propias sandías o manzanas y convertía a éstas en peligrosos proyectiles destructores.

No es difícil calcular, cómo una sandía de 4 kg, lanzada al encuentro de un automóvil que marcha a 120 km por hora, desarrolla la misma energía que una bala de 10 g de peso…

Claro que, en estas condiciones, el efecto de penetración de la sandía no puede compararse con el de la bala, ya que la primera carece de la dureza de la segunda… Aún así, y ahora que estamos en temporada de rallies, desde la Aldea aconsejo no agasajar de esta manera a los participantes…