Las legiones romanas, el ejército que dominó el mundo

LAS LEGIONES ROMANAS
Cuando edité el Video Pasaje de la Historia dedicado a Arminio y la Batalla de Teotiburgo, un visitante anónimo me preguntó por la formación y composición de las Legiones Romanas.

Aunque han pasado varios meses desde aquel comentario, lo cierto es que me pareció un tema muy interesante y lo guardé en una carpeta para ir desarrollándolo.

Con el tiempo la curiosidad ha hecho su trabajo y me han ido surgiendo preguntas y dudas, que intentaré responder en este artículo.

Libros, webs, foros y revistas me han ayudado a confeccionar un resumen de cómo era el ejército Romano…
El ejército que conquistó el mundo.

CONSIDERACIONES PREVIAS
Roma fue fundada en la Edad del Hierro Europea, hacia el año 800 a.C.
Reducida a una pequeña aldea a orillas del Tiber, su poder y extensión fue creciendo a lo largo del tiempo, hasta convertirse en un Imperio que dominó gran parte del mundo conocido.

Roma pasó a lo largo de los siglos por varias etapas y por consiguiente hay que tener en cuenta que la organización militar también se reformó y varió según esas etapas. República, Imperio, Luchas civiles… Todas estos periodos tuvieron su repercusión en la composición y jerarquía castrense.

Además hay que añadir que en la práctica, el número y composición de las formaciones y unidades también variaba según los territorios, la disponibilidad de efectivos, las necesidades de cada batalla o la importancia que Roma otorgaba a la campaña en cuestión.

¿QUIÉN PODÍA SER LEGIONARIO?
No todo el que quisiera podía formar parte del Ejército romano. Existían requisitos que también variaron según el periódo histórico en el que nos encontramos. La reforma más importante en el Reclutamiento y Organización Militar de Roma, la realizó Mario en el 107 a.C, ampliando el número de efectivos y sobre todo abriendo el ejército a las clases más desfavorecidas (antes de Mario solo podían entrar en la milicia aquellos que tuvieran tierras).

En la etapa Imperial las condiciones para formar parte del ejército eran:
– Tener la Ciudadanía Romana. Era requisito sine qua non para ingresar en las Legiones. Sin él, se podía obtener un puesto auxiliar y después de 25 años, conseguir la ciudadanía romana.
– Medir al menos 1,75 ms de altura, ser delgado y musculoso y tener buena vista y oido. Los aspirantes, tras acudir a la Oficina de Reclutamiento, debían pasar una entrevista y un reconocimiento médico.
– Saber leer y escribir. En esa entrevista se les examinaba para comprobarlo.


INSTRUCCIÓN Y ENTRENAMIENTO
Una vez admitidos, los reclutas juraban obediencia y se comprometían a no desertar. Este juramento era realizado completamente por uno de los admitidos y el resto repetía “idem in me” (lo mismo para mí).

Sus documentos y tres monedas de oro (como dietas de viaje) eran entregados a un oficial que les acompañaría en el largo viaje hasta el destacamento asignado.

El entrenamiento era muy duro e incluía marchas, saltos, equitación y natación.
Durante cuatro meses, los aspirantes eran sometidos a un esfuerzo implacable y los que no lo superaban eran descartados. Las marchas eran lo más selectivo: En un principio se les obligaba a caminar hasta que pudieran marchar 20 millas romanas, unos 30 kilómetros, en cinco horas. Más tarde tendrían que recorrer esa distancia pero, cargados con todo su equipo: Unos 30 kilos entre utensilios, armas, tiendas y armaduras.

LOS LEGIONARIOS
Había cuatro tipos de Legionarios.
Los hastati y los principes eran soldados jóvenes y formaban el grueso de las legiones. Portaban armadura completa, una espada y dos jabalinas (una pesada y otra ligera). Los hastati formaban la primera linea y los príncipes la segunda.
Los triarii eran los soldados veteranos del ejército. Aunque llevaban la misma armadura que los anteriores, las jabalinas eran sustituidas por una lanza larga. Estos soldados formaban la linea trasera, a la cual, raramente llegaba la lucha. Los romanos usaban la expresión “la lucha llegó a los triarii” para referirse a una situación desesperada.

Los velites constituían la infantería ligera de las legiones. Su armamento defensivo se limitaba a un casco y un escudo, mientras que el ofensivo lo formaban una espada y varios venablos.

LAS LEGIONES
Un Ejército se componía generalmente de cuatro Legiones, pero encasos especiales podía aumentar en varias veces este número. En la guerra contra Anibal (218-202 a.C) lucharon incluso dos legiones formadas por libertos.
Una Legión normal se componía de 4200 hombres, pero en ocasiones aumentaba incluso a 5000. A lo largo del periodo considerado, existía por cada legión además, otro contingente igual de soldados aliados.
La Legión se dividía en 60 unidades llamadas Centurias (unos 80 hombres), agrupadas de dos en dos para formar otras mayores llamadas Manípulos.
Cada Legión contaba además, con 300 jinetes seleccionados entre los ciudadanos más ricos.

—————————————————–
Libro “Rubicón” de Tom Holland
Libro “Las Legiones Romanas” de Peter Connolly
Libro “Historia de Roma” de Indro Montanelly
Libro “Historia de Roma vol. 1” de Theodor Mommsen
Wikipedia: Las legiones romanas
Wikipedia: La reforma de Mario



Por Irreductible
Publicado el ⌚ 19 junio, 2008
Categoría(s): ✓ batallas • curiosidades de la historia • historia antigua