EL JUDÍO QUE HUYÓ DEL HOLOCAUSTO Y REGRESÓ A ALEMANIA CON LA INVASIÓN DEL “DÍA D”

Werner Kleeman huyó de Alemania en 1939, después de haber sido recluido en el Campo de Concentración de Dachau.

Desembarcó en Normandía el “Día D” (6 de junio de 1944) como soldado del ejército de EEUU, y regresó a su pueblo natal en Alemania para detener a los nazis que le habían perseguido a él y a su familia.

Kleeman fue el tercero de cinco hijos de un exitoso comerciante de grano en la aldea bávara de Gaukoenigshofen. Era un colegial cuando Hitler llegó al poder en enero de 1933.

A los 14 años fue expulsado de la escuela en virtud de las leyes raciales nazis, que negaban la educación a los judíos. En 1936, la empresa familiar fue destruida y su padre quedó arruinado.

Werner y su hermano Siegfried decidieron abandonar Alemania. La tarde del 9 de noviembre de 1938 fueron a Stuttgart para completar el papeleo de sus visados de salida.

Pero esa noche del 9 al 10 de noviembre de 1938 ocurriría uno de los hechos más aciagos de la historia de la humanidad. Es conocida como la noche de los cristales rotos, donde miles de judíos de toda Alemania y Austria fueron detenidos e internados en campos de concentración; otros fueron golpeados hasta la muerte; más de 1.500 sinagogas, tiendas negocios y almacenes judíos fueron destruidos. Era el paso previo para el inicio del Holocausto.

Mientras su hermano Siegfried huye a Suiza, Werner decide volver a su aldea, y comprueba como su casa, la Sinagoga y los comercios judíos han sido destrozados en pedazos. Todos los judíos del pueblo, incluidos sus otros hermanos, habían sido detenidos.

Allí fue reconocido por un miembro del partido nazi y enviado al Campo de Concentración de Dachau.

En enero de 1939 fue liberado gracias a la intervención de un familiar y porque le fue concedido el visado de salida que había tramitado meses antes en Stuttgart.

Huyó a Holanda y, a través de Inglaterra, llegó a los EEUU.

No olvidó el horror vivido en Alemania, así que decidió volver allí.

En julio de 1942 se alistó al ejército norteamericano como intérprete y soldado de la Cuarta División motorizada, desembarcando en Normandía la noche del 6 de junio de 1944 en la segunda oleada de la playa de Utah.

Luchó a través de Francia y Bélgica, y el 12 de septiembre de 1944 cruzó la frontera alemana.

Tras meses de combate, pocos días después de la rendición de Alemania (mayo de 1945) regresó a su aldea. Un vecino le comentó que todos los judíos habían sido deportados a Campos de Concentración, y que nada más se supo de ellos.

Werner señaló allí mismo y ayudó a detener a todos los funcionarios y miembros del partido nazi que habían perseguido a los judíos de su aldea, incluido el hombre que le envió al Campo de Concentración de Dachau.

“No fue venganza tanto como justicia. Seis millones de judíos murieron en el Holocausto. Este solo era un pequeño acto, pero también es importante”

Son palabras del propio Werner Kleeman, que publicó en 2007 el libro “De Dachau al Día D”, en el que refleja sus recuerdos. Hasta ahora había permanecido en silencio.

Su historia de película es ahora objeto de una guerra de ofertas de Hollywood, con Steven Spielberg entre los directores que aspiran a llevarla a la gran pantalla.

Fuentes y más información en mailonline y wikipedia (en alemán)

—————————-Artículo realizado por Guillermo

Para conocer las novedades de la AldeaSuscríbete a los Feeds Irreductibles


8 Comentarios

Participa Suscríbete

AnonymousAnonymous

Tampoco espero que nadie se olvide de los muchos millones de rusos que murieron y de los gitanos sin patria que tambien liquidaron los nazis.

Muchas veces parece que los nazis solo mataron judios en los campos de concentración.

Quien tiene el dinero tiene el poder.

Jaime Martín

Desde luego es una historia digna de ser recordada. ¿Qué se puede sentir al volver a tu tierra como soldado libertador?

Me quedo con la frase: “no fue venganza tanto como justicia”

AnonymousAnonymous

No podemos olvidar los horrores del nazismo, que sufrieron los judíos, especialmente, y millones de alemanes que rechazaron su totalitarismo populista.
Tampoco debemos olvidar los millones de judíos muertos bajo Stalin así como los millares de civiles alemanes, incluso niños, asesinados por bombas y metralla de aliados y soviéticos, cuando los nazis ya habían perdido el poder.

cristof

yo que dejen de hacer peliculas y libros antinazis, yo creo que la deuda ya la pago alemania y aparte lo unico que logran es que todos los pro-nacional socilistas se vuelvan mas extremistas.

Los judios corren el peligro d que tienen a todo el pueblo islamico de enemigo, mejor que se callen la boca por que a los cristianos nos va a tocar sangre por su culpa. Ya que se dejen de hacer victimarios. Entiendo su trauma y entiendo que fue tan fuerte lo que vivieron que quedaron tocados pero el mundo tiene que seguir y los libros y peliculas tienen que tratar temas nuevos como que se yo la crisis economica o la sefunda guerra fria o mejor aun del cambio climatico…

guillermo

No veo inconveniente en que se hagan películas sobre estos terribles episodios de la Historia, como sobre otros muchos, siempre que reflejen fielmente lo que ocurrió y sin visiones personalistas o subjetivas.

A fin de cuentas, recordar la Historia nos debería servir para tratar de emular sus hazañas y evitar que sus errores se repitan.

Gracias a todos por los comentarios. Saludos.

AnonymousAnonymous

En lo referente al comentario de Cristof, hay una frase que siempre debemos recordar en el mundo actual tan anmesico…” Quien olvida el pasado esta condenado a Repentirlo “.
Vivo en Venezuela y cada dia el gobierno actual es la fiel copia de los grandes totalitarismos de la Historia. Comunismo Totalitarista populista disfrazado dizque “Socialismo”, facismo en su maxima expresion y un cinismo y descaro inconmesurables.

Agapito Lima

Que pena que ahora los malos sean los judíos y los que necesitan constantemente sangre para justificar su lugar en el mundo; la sangre de los otros; esos que no escriben best sellers contando sus sufrimientos ni tienen dolares para hacer películas; pero si millones de testimonios tan estremecedores como el de este artículo

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>