Me apunto a Kiva, un proyecto brillante

Por Irreductible, el 16 enero, 2011. Categoría(s): proyecto aldea global ✎ 19

No corren buenos vientos para eso de ser solidarios. La crisis, el desempleo, los recortes, en fin… no parece que en estos tiempos que vivimos sea una buena idea venir a pedir financiación, y menos para el mal llamado tercer mundo.

Aun así, yo que siempre he preferido las revoluciones silenciosas a las que salen por televisión, hace bastante tiempo que tenía ganas de hablar de KIVA.org. Un artículo que siempre he ido retrasando con la manida excusa de estar muy ocupado.

Pero, como en este 2011 no parece que vaya a llevar a cabo los mismos propósitos que todos los años me propongo cumplir, creo que sería buena idea cambiarlos por otros diferentes.

Kiva.org es una organización sin ánimo de lucro que mediante internet, se dedica a facilitar microcréditos a pequeños emprendedores de países en vías de desarrollo. Un tema que los más viejos de la Aldea recordarán ya me había llamado la atención en los inicios de este blog en la figura de Mohammad Yunus (En este punto, os recomiendo vívamente recordar aquel artículo y documental)

Hace unos días dispuse de un rato libre y me decidí a poner mi granito de arena. Aquí os cuento cómo funciona Kiva y por qué considero que sería recomendable que apoyárais este proyecto.

En primer lugar, no se trata de donaciones. No estáis regalando vuestro dinero. Kiva funciona como pequeños préstamos (sin intereses, obviamente) que el receptor se compromete a devolveros en el plazo acordado. Una de las características que más me llamaron la atención del sistema de Kiva y que tiene su base en aquel viejo adagio de «mejor enséñale a pescar».

Veamos como fue la cosa. Entré en Kiva.org y me abrí la cuenta de usuario. No piden más que un correo electrónico y apenas se tardan un par de minutos.

Aunque en Kiva hay un video monísimo con unos dibujitos que explican el sistema, me arriesgaré y lo pondré por aquí: La idea es ayudar a la economía familiar y el entorno de alguien que tiene un pequeño negocio en países como Bolivia, Ecuador, Mongolia, para que pueda dar un paso adelante y mejorar su situación (y por ende la de su entorno).

Los prestamos son de 25 dólares, es decir, unos 22 euros.

Entrando en «Lend», encontraréis que cada proyecto necesita una determinada cantidad de dinero. Por ejemplo, Teodoro Ventura, un peruano de 52 años necesita 725 dólares para comprar mercancía para su tienda. De esos 725, hasta ahora y gracias a los préstamos de particulares (25 dólares cada préstamo) ya ha conseguido reunir 575 dólares. Cuando consiga el total del préstamo, lo devolverá en 14 meses.

Ya en su día, el proyecto me pareció brillante, pero como casi siempre en estos casos (y seguramente como a todos vosotros) me surgieron algunas dudas.

La primera, es evidente y casi siempre sale (casi como excusa para no comprometerse que como una razón de verdadero peso) es la consabida: ¿Pero de verdad llega el dinero a sus destinatarios?… Bueno, pues en este caso, es razonable pensar que puesto os lo van a devolver tiene que llegar a la fuerza. Es decir, si se tratara de una donación, si podríamos malpensar sobre dónde va a parar nuestro dinero, pero en el caso de Kiva no parece ser una duda importante, puesto que el préstamos debe llegar para que os lo devuelva.

No obstante, me gustó encontrar en Vimeo este video que explica dónde van vuestros 22 euros. Se trata de un voluntario de Kiva que antes de dejar su trabajo en Londres, realiza un préstamo y se traslada a Camboya para comprobar si realmente ha llegado.

Otra duda (esta más personal) que me asaltaba era qué tipo de Organizaciones se hacían cargo de hacer llegar mi préstamo hasta aquellos países. Y sobre todo, y perdonadme, pero en mi caso no me hacía mucha gracia que mi dinero fuera manejado por organizaciones religiosas…

Es aquí dónde apareció hace unos meses el bueno de Rinzewind, que ya lleva usando Kiva durante algún tiempo y que se curró una página desde la que poder prestar dinero sólo a proyectos laicos… Gracias tito 🙂

Curiosamente y para los que aún piensan que los ateos somos malísimos e inmorales, también me hizo gracia comprobar que la comunidad libre pensadora es la que más dinero ha prestado en estos proyectos solidarios.

Así pues, y como el proyecto me pareció brillante y la ejecución bastante transparente, como os digo, me he apuntado al carro de Kiva y he comenzado a prestar dinero a través de este sistema.

Se puede prestar mediante paypal o mediante tarjeta de crédito, y como yo tenía algún dinero del cual no iba a sacar más provecho que algun que otro Jameson durante alguna noche loca de la que al día siguiente tan sólo me quedarían lagunas, me di de alta y busqué un proyecto que me llamara la atención.

Tras abrir mi cuenta en Kiva, abrí la web de proyectos seculares (Kiva Secular) que se curró Rinze (que por cierto, a ver si la pules de una vez para que no se repitan algunos) y me puse a buscar a alguien al que le hicieran falta mis 22 euros. Al final me decanté por Manzura Ergasheva.

Manzura es una viuda de 48 años de Tajikistan que ostenta una pequeña tienda de alimentación en un pueblo llamado Kanibadam. Tiene 4 hijos y viendo que en su país son muy populares los frutos secos, una mercancía que podría vender bien y que aguanta bien el paso del tiempo, se ha decidido a pedir un préstamo a Kiva para comprar mercancía y venderla.

El préstamo que pide es de 1725 dólares y, con mis 25 dólares y el de unos cuantos más, entre ayer y hoy, Manzura ya ha conseguido reunirlos.

Una vez que se llega a la cantidad acordada, la buena señora se ha comprometido a devolver el dinero en 12 meses, empezando desde abril de este año.

Así pues, Manzura comenzará a devolverme mes a mes, el pequeño préstamo que le he enviado de la siguiente manera:

¿Qué ocurre si no lo devuelve? Hombre, esto se basa en la confianza y tengo que avisaros que este tipo de personas, en este tipo de países, me merece mucha más confianza que cualquier banquero ricachón y seguramente, sinverguenza, de los que pueblan nuestros bancos.

No obstante, para los más meticulosos, hay algunos datos muy interesantes que demuestran que este tipo de pequeños emprendedores que luchan por levantar su vida en países tan difíciles, ponen mucho más empeño en no defraudar a quienes ponen su confianza en ellos. Lo siento, me parecen mucho más honestos y confiables que el Banco BBVA… es mi opinión y las cifras no me llevan la contraría: En el caso de Manzura, en su ficha también encontraréis un apartado con los datos de «riesgo» de la ONG que se encarga de supervisar su proyecto, en este caso IMON International.

En el apartado de «riesgos» podemos ver que tiene una «Delinquency Rate» de un 0,08%, cosa que ya quisieran muchas grandes multinacionales para sí mismas.

Así que, cojo mis 22 euros y se los envio a Manzura para que compre frutos secos y ya he hecho mi primer préstamo en Kiva. Fijaos que no me he movido del sillón, cosas del malvado internet, invento del diablo…

¿Y ahora qué?… bueno, pues personalmente yo tengo pensado realizar más préstamos a más proyectos, pero para el que quiera recuperar su dinero, tan sólo tendría que esperar a que Manzura devuelva los 22 euros en el plazo y una vez realizado el pago, podríais elegir entre recuperar vuestro dinero y dejarlo de nuevo en manos de vuestros queridos bancos o volver a apoyar otro proyecto, volviendo a invertir esos mismos 22 euros…



19 Comentarios

  1. Me ha encantado la web que has puesto, y me la iré mirando para ver si colaboro yo también. Muchas gracias por la aportación.

    Solamente una cosilla, y sin tampoco querer ofender a nadie (de verdad):

    «Curiosamente y para los que aún piensan que los ateos somos malísimos e inmorales […]»

    No sé si realmente mucha gente piensa así, y si es así lo siento mucho porque yo no lo creo de ninguna manera, pero podría hacer la misma reflexión al revés: ¿por qué mucha gente piensa siempre que los cristianos somos malísimos e inmorales? ¿Que solo buscamos extender un «cuento de hadas» a costa de la libertad de pensamiento, que intentamos comer la olla a la gente?
    No dudo que haya «cristianos» que lo hagan, que haya grupos religiosos con poco cerebro, que haya cosas un poco absurdas como el creacionismo y demás, pero radicalizar esta postura y no comprender que también hay muchos cristianos que han superado la etapa inquistorial y colonial y que ayudan por ayudar a la persona me parece poco sensato. Y más cuando en algunos sitios la propia gente que necesita ayuda es creyente y confía más en agrupaciones religiosas pese a necesitar más alimento que no vida espiritual. Cuando una ONG cristiana evangeliza (que no lo hace siempre porque a veces tiene que priorizar las necesidades humanas antes que las espirituales), lo hace siempre con la intención de ayudar, porque cree sinceramente que de esta forma las otras personas serán más felices, y sobretodo sin lavados de cerebro y respetando la libertad, como veo que mucha gente teme.
    ¿Que hay organizaciones «cristianas» poco claras, que se aprovechan de su título para hacer cosas deshonestas? Naturalmente, como hay organizaciones «no-cristianas» que también.

    Así que, pese a que cada cual tiene sus propias creencias, me gustaría que antes de coger manía a ciertos colectivos se pudiera reflexionar bien, como buenos humanistas que somos todos (creyentes y no creyentes).

  2. Edu, en primer lugar, encantado de tener por aquí, gente como tú tan serena, moderada y con opiniones tan acertadas.

    Aun así, como digo en el post, la opción de prestar dinero mediante organizaciones laicas, es subjetiva y personal. Por mi parte, yo prefiero que no le llegue mi dinero mediante la intervención de un religioso, no vaya a ser que termine dando gracias arriba y no a la gente que está aquí abajo 🙂

  3. ¿Cómo se sabe o como sabe Rinze cuales son no confesionales? ¿Y cómo saben que los préstamos los hacen ateos? Es que yo llevo en Kiva tiempo y nunca me han preguntado nada de eso. Que si que soy atea recalcitrante pero allí no lo saben.

    Por cierto se te ha olvidado decir que aunque no es obligatorio, lo normal es dar 5 dólares más para gastos administrativos de Kiva por cada préstamo.

  4. Hola Laster. Te respondo a las 3 preguntas:

    1. ¿Cómo sabe Rinze cuales son no confesionales? Hay un código a modo de «feed» que va sacando los proyectos de ONGs no confesionales. Lo mejor es que leas el artículo de Rinze en el que lo explica:
    http://rinzewind.org/archives/2010/10/08/kiva-sin-religion/

    2. ¿Cómo saben que los préstamos lo hacen ateos? En la pestaña «Community» te puedes apuntar a grupos. Hay muchísimos grupos como puedes ver (es una especie de red social). Una vez que te apuntas a un grupo, cuando vas a hacer un préstamo, puedes elegir que tú préstamo se le apunte a tu grupo. Pero primero tienes que apuntarte a un grupo o crear el tuyo propio.
    http://www.kiva.org/community

    3. Sobre los gastos administrativos y como son voluntarios, no los he mencionado puesto que si quieres puedes donar algo a Kiva pero no es obligatorio. Yo, por el momento, y como tengo previsto seguir en Kiva durante bastante tiempo realizando muchos préstamos aún no les he dejado ningún porcentaje.

  5. Merçi, muy útil, es curioso que los artículos que pienso «¡Buah! Esto lo tengo yo ya superado» son los que mejor me vienen.

    Ps: El artículo de Rinze lo tenía abierto en otra pestaña que lo habías puesto en el artículo. Es lo que tiene no acabar de leer antes de abrir la boca. ;P

  6. Como ya le dije ayer por twitter, me parece más que estupendo este proyecto.
    Es importante darle difusión con post como estos, hacía tiempo que no veia una idea tan original y que no admite excusas para ayudar a quien lo necesita.

    Buen post. Un saludo.

  7. La idea me parece excelente. También me parece importante el hecho de que la persona que reciba el préstamo no paga intereses, yo diría que en realidad es lo mas importante.

    Lo que mas me gusta de la idea es que puedes sacar «mucha rentabilidad» a tu dinero, en el sentido, de que puedes ayudar a muchas personas sin necesidad de gastarlo. Se nos acabaron las escusas para no ser solidarios.

  8. Has hecho dos donaciones, la tuya y la mía. Me he puntado.
    Yo y las chicas de una tienda de licores de Uganda (jeje) te lo agradecemos

  9. La idea me parece genial, el problema que les veo a este tipo de proyectos es la dificultad que entraña darse a conocer en un mundo en el que cada día se crean miles de sitios web.

    En cualquier caso, agradezco que nos acerquéis esta web y esta iniciativa a los que la desconocíamos.

    Un gran saludo desde http://opinaypiensa.blogspot.com/

  10. Ey, Laster, ¿corriste a apuntarte a alguna comunidad concreta al enterarte de estas clasificaciones, o lo dejaste estar?

    http://www.docstoc.com/docs/27848461/La-kiva-tradicional#Scene_1

    Yo estoy aterrizando en kiva 🙂

    De momento, si aún no te has clasificado, somos compañeras de esa «no-comunidad(?)» invisible que se sienta al alrededor del mismo fuego que quienes llevan un distintivo específico. Soy consciente de que mi «voto en blanco» beneficia en los ránkines a la comunidad que en cada momento se erija como mayoritaria o como más generosa, pero me importa más lo que me permite hacer el proyecto kiva. No olviden nunca el motivo de por qué se sentaron junto a este fuego, porque olvidarlo es la manera histórica que el hombre tiene de provocar las desigualdades que acaban pidiendo a gritos proyectos como éste.

    Saludos a todos los irreductibles!
    Y gracias a este blog por ser el medio que me informó de la iniciativa kiva y por lograr engancharme a sus entradas desde que aparecí por aquí curioseando 🙂

    UNA

  11. Con que consigas que alguien done con este post ya habrá merecido la pena.

    Desconocía por completo este proyecto y me ha parecido tan interesante, que ya mismo he hecho un par de donaciones, así que imagino que tu post ya habrá merecido la pena 🙂

    Este es mi primer comentario, pero vengo leyéndote desde hace mucho tiempo y tu blog es de los mejores que pueden leerse, enhorabuena.

    Un saludo!

  12. Hola, no quisiera parecer aprovechado pero tengo una pregunta ¿pagan intereses? ¿tienen que devolver el dinero mas un pequeño interes? ¿como funciona el prestamo? ¿que pasaria si no se devuelve?

    Un saludo

  13. Anònimo: se supone que tu acto es un acto puramente altruista, con lo que tu prestas el dinero y se te va devolviendo mes a mes tal durante el tiempo que se acuerda (Cada petición es diferente, hay quien lo devuelve en 12 meses, 18,…)

    Quien si cobra intereses es la asociación que hace llegar el dinero, puedes ver cuanto en la página de cada organización. Esto es necesario para la existencia de las mismas, aunque kiva.org especifica que no establecerá contactos con empresas que tengan un interés alto, por lo que al final lo que se consigue, es que el vendedor consiga el préstamo con una sencillez y unos intereses que jamás conseguiría en un banco.

    Finalmente, decirte que si no te llegaran a devolver el dinero no hay nada que puedas hacer. Se trata de un gesto de confianza, pero tal y como dice nuestro compañero irreductible en el post, la tasa de «criminalidad» es realmente baja. Como él mismo dice, esta clase de gente se esfuerza mucho para devolverte el favor que tu le has hecho prestándole tu dinero.

    Un saludo

  14. La ONG que lidera el proyecto. ¿Es realmente altruista?
    Mis temores:
    En tanto y en cuanto el dinero que se deposita, imagino que en las cuentas que KIVA tiene posiblemente en algún banco tipo BBVA, les está rentando intereses; los miembros fundadores de KIVA estarán encantados.
    ¿Qué pasará cuando los aportes no puedan sufragar los «sueldos» de sus empleados? ¿Los que mantienen la estructura?
    ¿Qué garantías tenemos de que la imagen o el proyecto de alguno de los patrocinados no es usado varias veces?
    Y ya puestos,
    ¿Qué garantías tenemos de que no sean proyectos de ONG’s reales, usados fraudulentamente por KIVA?
    La satisfacción por colaborar y ayudar puede ponernos un velo delante de nuestros ojos.

    Pueden ocurrir dos cosas:
    Primera menos mala: Realmente hacen lo que dicen pero obteniendo beneficio de las rentas de las miniaportaciones. Cuando las miniaportaciones no renten lo que necesiten se acabó el proyecto.
    Segunda muy mala: Estructura piramidal. En cuanto las miniaportaciones no puedan sufragar las devoluciones se acabó el timo.

    Existe claro una tercera opción, que todo sea verdad y altruista. ¿Cómo garantizar que la realidad se corresponde con esta tercera opción?

  15. Soy radicalmente escéptico respecto a las ONG. Creo en la justicia social, no en la caridad y son los propios ciudadanos de cualquier país del mundo quien debe luchar por sus derechos. No obstante, vivo en Filipinas y veo la miseria cotidiana. Quiero hacer algo además de la actividad política y al menos esta organización no pone tanto el acento en el aspecto caritativo y asistencial sino en el de la colaboración entre iguales. Yo hago un préstamo y quien lo recibe lo devuelve. Estamos a un mismo nivel. Gracias por darme a conocer esta opción.
    Krasny

  16. veo que me he explicado como un libro cerrado 🙁 es que tengo prisa jeje…se me ha pedido que fuera crítica con la iniciativa de KIVA… Un saludo

Deja un comentario