España no es un país de ciencia… ¿Seguro?

Existe una divertida, pero clarificadora, anécdota del siglo XIX en la que un historiador se encontraba realizando un estudio sobre la Reconquista en España. Al parecer aquel escritor tan solo relataba las victorias de los ejércitos cristianos y el trabajo no era más que una sucesión de batallas ganadas una tras otra. Ante tal primacía cristiana uno de sus editores le preguntó: ¿Es que los moros nunca ganaron una batalla?… Cuentan que el escritor sonrió y respondió altivamente: “Mire usted, de esas que se encarguen ellos“. [1]

España es un país orgulloso de sus victorias, los historiadores con frecuencia han ensalzado las hazañas de tal o cual capitán, los literatos por su parte se vanaglorian de nuestra superioridad en los siglos de Oro o, más recientemente, a nadie se le escapan las horas de fútbol y tertulias dedicadas a los triunfos de nuestros atletas y equipos deportivos.

Sin embargo, ese “orgullo patrio” en tantas y tantas materias parece desaparecer cuando hablamos de Ciencia, como si pensáramos: de esa que se encarguen otros, que inventen otros.

España no es un país de ciencia, no estamos hechos para eso” se suele escuchar demasiado a menudo. Iba a decir que nos hemos olvidado de nuestra historia científica, pero luego he caído en la cuenta de que para olvidar primero hay que conocer… y lo cierto es que ahí está el problema: ni siquiera la hemos llegado a conocer en primer lugar.

Nombres como Mónico Sánchez, Federico Cantero Villamil, Ubaldo Pasarón, Francisco Salvá y Campillo, Mateo Orfila, José Comas y Solá, Arturo Duperier, Ángela Ruiz Robles, José Barrufet, Cosme García, deberían estar a la misma altura y consideración que otros genios bien conocidos como Cervantes, Quevedo, Picasso o Dalí.

Made in Spain, Cuando inventábamos nosotros
Made in Spain, Cuando inventábamos nosotros – Alejandro Polanco Masa

Alejandro Polanco Masa ha escrito un libro necesario, un libro que tenéis que leer para evitar frases como la de Unamuno a la que hace referencia su título. “Made in Spain, cuando inventábamos nosotros” es una obra sencilla de leer y dividida en capítulos según cada personaje. En ella encontraréis nombres que se le han escapado a la Historia… inventores, científicos, geniales locos e iluminados que han quedado en un injusto olvido que empobrece la visión real de lo que somos como país.

Cuentan que cuando François Marie Arouet, al que todos conoceréis mejor por Voltaire, viajó a Inglaterra a asistir al funeral de Newton se muy quedó sorprendido de ver como allí los científicos recibían los mismos honores que los Reyes en Westminster. Quizá todo es cuestión de perspectiva, de conocer y valorar en su justa medida los avances que cada personaje ha regalado al crecimiento de su país. Conocer en primer lugar y valorar en su justa medida, dos elementos que seguro conseguiréis con esta obra de Alpoma.

Título: Made in Spain. Cuando inventábamos nosotros. Autor: Alejandro Polanco Masa. Formato: Tapa blanda con solapas. 416 páginas. Ilustrado. ISBN: 978-84-940699-9-4. Podéis conseguirlo en la web de la editorial a través de este enlace.

[1] La anécdota la cuenta Agustín Ramón Rodríguez González en su libro Victorias por mar de los españoles.

8 Comentarios

Participa Suscríbete

busgosubusgosu

A ver, no se cree en el principio de autoridad como argumento, pero luego se estima una hegemonía y meritocracia para los autores científicos.

No se cree en el principio de autoridad, pero se quiere el trato social de autoridad.

cccalcubocccalcubo

Se quiere el trato social de autoridad para incentivar futuros científicos. Al igual que los niños juegan al fútbol pensando que algún día serán Messi, Cristiano Ronaldo o cualquier otra estrella.
Al mismo tiempo que la sociedad reconozca a sus científicos es un reflejo de cuales son los intereses y valores de esa nación.

busgosubusgosu

No necesitamos ningún incentivo porque todos nacimos con la curiosidad, con el emocionante asombro de descubrir el mundo, y corríamos para compartirlo con nuestra familia.
Pero en algún momento cambiamos el compartir la admiración de descubrir el mundo , por ser admirados. Posiblemente porque crecer en un mundo falto de afecto, nos lleva todos a conseguirlo a través del merito de recibirlo.

https://www.youtube.com/watch?v=qWbd8AfET0c

tonitoni

Resumiendo. Yo creci con aquella admiracion a Severo Ochoa. Pero Severo Ochoa estaba trabajando fuera. Pues incluso se saacaba pecho. Que años aquellos. A nuestras elites no les gusta que estudiemos y que apliquemos esos estudios a una actividad que mas tarde se les puede volver en contra. Tan sencillo como mantener un pais de tontos . Para seguir lucrandose a nuestra costa.

Offler

Sé del negativismo sobre lo español, pero por otro lado me “rechina” un poco la nacionalización de la ciencia (también del arte, la literatura, y otros campos) y más cuando nos vamos a momentos históricos en los que hasta había paises que no son los paises de ahora.

Por ejemplo, Escocia fue independiente hasta 1707, y Newton murió en 1727. La mayor parte de sus estudiosos (por ejemplo la ley de la gravedad) se hicieron antes de 1707. ¿Pueden los escoceses estar orgullosos de considerar que la Ley de la Gravedad la formuló un británico?

La ciencia debería de ensalzar la capacidad humana, y no la capacidad de lo que marcan las fronteras políticas de los paises.

El hombre llegó a la Luna y fue un gran salto para la humanidad. La pasta la pusieron los estadounidenses pero creo que fue un indicativo de hasta donde puede llegar el hombre si se lo propone. De la misma manera creo que es un error atribuir los logros de Newton a Inglaterra, o querer que el submarino sea español.

Después de todo el logro es de una persona, y los políticos pueden favorecer o no su éxito, y en esto España no es realmente un país que haya favorecido a la ciencia (y menos ahora), a pesar de sus científicos.

plipli

24 euros el librito. Además de popular, la ciencia o la cultura deberían ser un poco más accesible a los bolsillos de los currantes, digo yo.

Milú el BárbaroMilú el Bárbaro

“España es un país orgulloso de sus victorias, los historiadores con frecuencia han ensalzado las hazañas de tal o cual capitán, los literatos por su parte se vanaglorian de nuestra superioridad en los siglos de Oro ”

Muy en desacuerdo. La historia de España se estudia como la de un país permanentemente en derrota y en declive, sumido en la miseria incapaces de levantarnos ante nuestros rivales. Las memorias de nuestros héroes ni se reivindican ni se recuerdan (con la excepción del Cid, que seguramente no lo merece tanto), nuestras derrotas las conocemos todos y nuestras victorias no se las sabe nadie y hemos dejado que otros directamente nos escriban la historia sin importarnos si es verdad lo que cuentan o no (Inglaterra, básicamente). Aquí al que destaca se le envidia y se le pisotea si se puede

MontañaRojaMontañaRoja

Buena idea la de rendir tributo al talento de tantos y tantos españoles ninguneados a lo largo de la historia… eso si, nada nuevo bajo el sol, esta extraordinaria idea ya se ha realizado en varias ocasiones y de forma muy rigurosa, en el excelente programa de TV “Cuarto Milenio” dirigido por Iker Jiménez.

1 Trackback

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>