El crimen perfecto de Isidore Fink (1929)

“Un crimen perfecto se enfrenta a la policía. Lavandero muerto a tiros. No dejaron pistas”
“Un crimen perfecto se enfrenta a la policía. Lavandero muerto a tiros. No dejaron pistas”

9 de marzo de 1929. Isidore Fink era un joven dueño de una discreta lavandería en Nueva York. Trabajaba, y también vivía, en una pequeña habitación-sótano del este de la ciudad. Aquella noche se encontraba trabajando en su habitación. Temeroso de los ladrones, Fink había cerrado la puerta y las ventanas por dentro. A eso de las 22:30 una vecina escuchó ruidos de forcejeo (no de disparos) y avisó a la policía.

Cuando acudieron se encontraron que la habitación estaba cerrada desde el interior. Las ventanas también, y aunque las rompieron, eran demasiado pequeñas para que entrara una persona. La policía vio un estrecho ventanuco abierto encima de la puerta e impulsó un pequeño niño, que a duras penas logró entrar en la habitación y abrió la puerta desde dentro.

Estrecho ventanuco sobre la puerta
Estrecho ventanuco sobre la puerta

Finalmente la policía logró entrar y encontró a Fink tendido en el suelo con dos balas en el pecho y otra en la muñeca izquierda, con quemaduras de pólvora que indicaban que Fink había recibido los disparos a muy corta distancia.

Nada había sido robado. Las únicas huellas dactilares encontradas fueron de Fink. El suicidio se descartó puesto que el arma no apareció. La policía sospechó de asesinato y barajó distintas hipótesis, pero finalmente el Comisionado de Policía de Nueva York cerró el caso, denominándolo “misterio insoluble”.

Así pues, hasta el día de hoy, el misterio de Isidore Fink sigue sin resolverse. El lavandero parecía haber sido asesinado por un fantasma.

Keyhole

La misteriosa muerte de Isidore Fink es un hecho real que supera a la ficción y ni siquiera el más listo detective de novela policíaca ha podido encontrarle una explicación fundada tras más de 80 años desde que ocurrió. Enseguida vamos a repasar algunas de esas explicaciones y sus posibles fallos.

Decía Edgar Allan Poe:

“Es dudoso que el género humano logre crear un enigma que el mismo ingenio humano no resuelva.”

Tal vez el caso de Isidore Fink es una excepción.

Existe un sub-género literario de novela policíaca, denominado el misterio de la habitación cerrada en la que un delito, casi siempre asesinato, se ha cometido en circunstancias aparentemente imposibles. Pero, por supuesto, el escritor siempre da una solución en el último capítulo.

Precisamente, el relato de Edgar Allan Poe, “Los crímenes de la calle Morgue” (1841) es generalmente reconocido como el primer ejemplo de este sub-género literario de la “habitación cerrada”, puesto que los crímenes se producen en un apartamento en París, cerrado desde dentro con llave, y plantea un enigma aparentemente insoluble.

ClassicsIllustratedTheMurdersInTheRueMorgue565
En este enlace podéis leer el relato completo de “Los crímenes de la Calle Morgue”, que os recomiendo

Después de Poe, un gran número de escritores de novela detectivesca se unieron al género de “la habitación cerrada”, entre los más conocidos A. Conan Doyle, GK Chesterton, Agatha Christie o John Dickson Carr.

resize_1382090895

Pero volviendo a nuestro caso, muchas han sido hasta hoy las distintas teorías que han tratado de explicar el “misterio de la habitación cerrada” de Isidore Fink, vamos a hacer un breve resumen de algunas de ellas:

  • El asesino de alguna manera logró disparar a Fink a través del ventanuco de la puerta. No obstante, no cuadra con que las quemaduras de pólvora de Fink indicaban que había recibido los disparos a muy corta distancia.
  • El asesino dispara a Fink y se queda atrapado en el interior de la habitación por una muchedumbre que espera tras la puerta por el aviso de la vecina que escuchó los forcejeos. Incapaz de escapar por las ventanas, el asesino decide quedarse pegado a la pared junto a la puerta. Cuando se abre la puerta, el asesino se pone rápidamente frente a la puerta, siendo empujado hacia adelante por la multitud ansiosa, como uno más de ellos. La policía descubre el cuerpo y obliga a la multitud (entre los que está mezclado el asesino) a desalojar la habitación. El asesino escapa. Es poco consistente considerando: a) que la policía entraría primero en la escena del crimen, y b) el niño pequeño que entró por el ventanuco para abrir la puerta desde dentro habría notado al asesino justo al lado de la puerta…
  • Fink se pegó un tiro con una pistola atada a una cuerda que salía por la ventana abierta. Fuera tenía un cómplice que tiró de la cuerda, llevándose el arma antes de que la policía llegara. No cuadra con que las ventanas estaban cerradas por dentro.
  • Un gimnasta extremadamente delgado y pequeño consiguió, sin llamar la atención de Fink, pasar a través del diminuto ventanuco de la puerta y dispararle. Después huyó por el mismo camino. Algo casi imposible y poco probable, dada la estrechez del ventanuco.
  • Suicidio: El niño que entró por el ventanuco quitó la pistola antes de abrir la puerta a la policía.
  • El asesino simplemente cerró la puerta desde el exterior utilizando un trozo de cuerda o un alambre para echar el pestillo, luego retiró la cuerda o el alambre.
  • El policía que primero llegó a la habitación era el asesino y fingió que la puerta estaba cerrada con llave.
  • Etc., etc., etc.
  • Por último, en 1942 apareció un artículo en la revista de la policía de Edimburgo, escrito por el patólogo Sir Sidney Smith, relatando un caso similar que podría ofrecer una posible solución al misterio de Isidore Fink. En resumen: Fink pudo ser disparado en el pasillo (su ropa probablemente absorbió toda la sangre). Se las arregló para evadir a su atacante y tambalearse hasta llegar a su habitación, donde después de cerrar con llave, murió.

Es poco probable que alguna vez tengamos una explicación totalmente acertada de la muerte del pobre Isidore, pero casos como este hacen que los intentos del ingenio humano (como decía Poe) por resolver este y otros enigmas resulten fascinantes.

Fuentes e información: En los enlaces que he dejado en el texto del post.


7 Comentarios

Participa Suscríbete

gemuesgemues

Díganme detalladamente cómo era la puerta, el ventanuco, sus herrajes y el dispositivo o mecanismo o aparato que efectuaba el cierre exclusivo desde el interior y yo les diseñaré qué tipo de sabotaje era conveniente hacer desde dentro (una amigo o persona con acceso al apartamento en ausencia del propietario) para poder abrirlo desde fuera, y cómo y porqué se podría abrir desde fuera.

HDOHDO

Eh eh eh!!! Aqui tenemos a la persona que podria resolvernos el caso! Aporten todo lo que pide!! Él tiene la solución!!! Jajajajajajajajaja tranquilo tranquilo Sherlock Holmes!!!! Todavia no desplieges todas tus habilidades de detective amigo. Vete poco a poco.

offler

Bueno, es u caso irresoluble también por la época en que se cometió. Quiero decir que entonces no habría un registro de huellas dactilares -al menos no avanzado-, ni pruebas de ADN, luminol, etc. y que servirían para esclarecer fácilmente el mismo caso si sucediera hoy en día.

Por ejemplo podría haber un rastro de sangre que el asesino hubiera limpiado y no fuera perceptible a simple vista. con los métodos de la época

En cualquier caso yo me preguntaría si Fink había leído Los asesinatos de la calle Morgue, y quizás elaboró un plan para crear un asesinato perfecto, con algún sistema para deshacerse del arma.

GastonGaston

Hola gente de la aldea. Me gustaría aportar un punto de vista diferente a la cuestión que nos ha reunido aquí.

Analicemos la situación. Tienes el cuerpo, tienes el posible lugar del crimen (donde), no tienes el arma pero sabes de que murió (como). Te falta el asesino (quien) y el móvil (por que). El robo como causa del homicidio queda descartado. Todo indica que el homicida conocía a su victima ¿Nadie investigo el circulo de conocidos de la victima? En estos casos todo apunta a un ajuste de cuentas. La victima se dedicaba a la lavandería. No es una oficio con muchos riesgos. Así que sospecho que el muerto tenia vínculos con negocios clandestinos. Recordemos que es NY en plena década del 20 e impera la ley seca en EEUU. Son tiempos difíciles para la economía y las mafias están en su apogeo. ¿Realmente se investigo a fondo el caso? ¿Hubo impericia de la policía? ¿Se registro completa y detalladamente la habitación y el edificio?

Por aquellos años las casas, depósitos y edificios se construían con falsas aberturas que quedaban ocultas a la vista de los inspectores encargados de controlar el trafico ilegal, permitiendo a los ocupantes o inquilinos de las mismas el traslado de mercadería o la fácil y rápida huida. Así que pongo mi granito de arena y sumo una nueva hipótesis: que el asesino escapo por una de estas aberturas, que por supuesto la policía no pudo o no quiso poner al descubierto. Una vez fuera del edificio fue fácil para el asesino deshacerse del arma ( o conservarla si le era posible). Pasaron los años, la abertura fue tapada y en la actualidad es imposible mediante una inspección ocular detectarla. ¿Que les parece esta alternativa? Saludos y que la pasen bien.

RogerRoger

Pensaba lo mismo que tú que suena a que tenía miedo porque tenía problemas con el crimen. Mi primera teoria fué que alguien lo esperaba dentro y al llegar lo ataco y huyó por el pasadizo secreto. Y la segunda idea que tengo es que alguien llamó a su puerta y al acercarse le disparan desde la ventanita de la puerta. Dos individuos lo hubieran logrado muy bien al pararse uno sobre la espalda del otro. Le tocan a la puerta, cuando iba a hacer sus labores, se acerca y le disparan desde allí. Al estar junto la puerta recibe la cantidad “a corta distancia” de la polvora. Al verlos el intenta poner su mano como protección, por eso le disparan en la muñeca y pero el asesino le logra atinar dos disparos en el techo. Los asesinos huyen y el alboroto que escuchó la señora fué la agitación del hombre herido quien no podia salir puesto que sabia que los asesinos estaban fuera. En su desesperación habrá hecho ruido buscando quizá un lugar donde refuiarse o alguna ropa para contener su hemorragia y es lo que la vecina oyó. Mientras los asesinos para ese momento ya estaban lejos. Esta es otra posibilidad con mucha lógica (asesinos que lo perseguían, la puerta cerrada, la herida en la muñeca y las dos en el pecho (que suena a ser realizados por asesinos profesionales buscando el pecho de la víctima), el alboroto escuchado y porque no hubo ningun robo presuntamente. Saludos!!

DianaDiana

La vecino oyó un ruido de forcejeo, pero no los tres disparos. Esto es lo que más me extraña, aunque habría que saber qué tipo de arma se usó y a qué distancia. De todas maneras lo más probable es que fuera un arma pequeña que le diese tiempo al hombre a ir hasta la habitación y encerrarse antes de morir. Realmente es una pena que no haya más pruebas, siempre quedará como un crimen sin resolver, pero la opción que dais en el artículo parece la más sensata: le dispararon fuera y él se desplazó hasta la habitación y se encerró.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>