Minificha 81: Cuando Apendicitis o Laringitis fueron nombres de pila (1955)

En 1955, un joven de 22 años quería reengancharse a la Marina del ejército estadounidense, para ello debían efectuarle previamente un reconocimiento médico en el Hospital Naval de Balboa, California.

El resultado de dicho reconocimiento reveló que el joven estaba afectado de Tonsilitis (Amigdalitis).

Vale, diréis, pues algo normal y nada extraño hasta aquí…

Pues bien, resulta que el joven en cuestión se llamaba Tonsillitis Jackson, era de Ardmore, Oklahoma, y explicó que su madre le había puesto ese peculiar nombre porque había padecido tonsilitis cuando él nació.

Pero el bueno de Tonsillitis también contaría a los médicos del Hospital algo todavía más sorprendente.

Tenía un hermano y cuatro hermanas llamados, respectivamente: Meningitis, Appendicitis, Laringitis (Larry, para acortar), Peritonitis y Jakeitis

Lógicamente, los periódicos de aquel año se hicieron eco de esta curiosa noticia: “A la familia Jackson les gustan las enfermedades como nombres”, “El nombre de la semana”, “Tonsillitis tiene Tonsillitis

A los médicos del hospital de Balboa no les resultaba nada familiar el último nombre (Jakeitis), y Elsdon Smith, autor de Treasury of Name Lore (New York: Harper & Row, 1967) escribió con sorna: “El último nombre debe haber significado el final del conocimiento médico de sus padres.”

Pero nada más lejos de la realidad. Según parece, el entender médico de aquellos padres superaba el de muchos especialistas de la época.

Con el nombre de Jakeitis se bautizó una extrañísima y casi desconocida enfermedad que en 1930 pudo afectar a más de 400 personas en distintas partes de EEUU, y que fue debida al consumo de un extracto de jengibre jamaicano de contrabando, familiarmente conocido como “Jake”, muy valorado en aquella época de la Ley Seca por su alto contenido de alcohol, pero al que algunos proveedores había añadido un plastificante industrial tóxico.

Los afectados por Jakeitis sufrieron parálisis parcial, especialmente de los pies, lo que les impedía caminar normalmente.

Y esta es la breve y poco conocida historia de la familia Jackson, de Ardmore, Oklahoma, y de unos padres con mucha “originalidad” a la hora de poner nombres a sus hijos.

Fuentes y más información: En los enlaces que he dejado en el texto de la minificha.

Nota: Esta historia me ha recordado una gracia sobre las amígdalas y los nombres de pila: – ¿Dónde está María? – Está en la cama con amígdalas – ¿Con Amígdalas?, ¡pues vaya suerte tiene el griego! 😛


10 Comentarios

Participa Suscríbete

ThaddeusThaddeus

Aca en Mexico hace un par de meses salio una ley donde se prohibia poner nombres fuera de lugar a los niños (o por lo menos registrarlos oficialmente asi) ya que en provincia seguian siendo bastante creativos en ese aspecto con nombres tipo James Bond, Pocahontas, Masiosare, Terminator, LadyDy, Anivderev (por el aniversario de la Revolución Mexicana), Michelin, Robocop o mi favorito Bruce Willis Tikul xD

adadaadada

Aqui en el nortehay un chiste parecido:
A- ¿que tal tu mujer?
B- En la cama con gonorrea
A- Bueno, te pone los cuernos pero lo menos es vasco :-)

Alicia

Aunque no lo creas hay nombres mucho más raros que estos jejeje la verdad que no sabía que estos términos existían antes como nombres de pila para bebés recién nacidos, no se en que pensarían sus padres xD

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>