Matar el gusanillo… ¿o no?

La expresión “matar el gusanillo” corresponde a una antigua creencia popular, generalizada y vigente hasta el siglo XIX, sobre la existencia de gusanos en el cuerpo humano.

Aunque, como también veremos, y hace no tanto tiempo, ha habido otros que han propuesto “novedosos” tratamientos para adelgazar consistentes en la ingestión de estos bichos vivos, en concreto la Tenia, también conocida como “solitaria”.

Así, según una leyenda asiria del siglo VII a. C., el dolor de muelas lo causaba un gusano que bebía la sangre del diente y se alimentaba con sus raíces.

También en la época medieval los dentistas enseñaban que las caries eran causadas por “gusanos de los dientes”, que los perforaban de dentro hacia fuera.

En el siglo XVI, Juan Baptiste Bruyére Champier, médico de Francisco I de Francia, habla en su libro “De recibaria” de la conveniencia de comer tostadas de pan con mantequilla y ajo “con el fin de matar los gusanillos que existen en las entrañas”.

Teorías similares tuvieron vigencia hasta el siglo XIX.

Así pues, la expresión “matar el gusanillo” significa en castellano castizo beber aguardiente en ayunas, precisamente para así acabar con ese bicho, aunque en la actualidad significa satisfacer momentáneamente el hambre, la curiosidad o un deseo.

Pero si durante siglos los médicos han tratado de combatir contra el vil gusano que supuestamente habitaba en nuestras entrañas, también ha existido gente para todo…

Atención a este anuncio publicitario de principios del siglo XX que he encontrado mientras buscaba información para este artículo:

Se trata de un tratamiento para adelgazar, sin dietas ni ejercicio, simplemente… ingiriendo tenias vivas, eso sí, previamente “desinfectadas” (¿?) y “fáciles de tragar”.

“¡Coma, coma, coma y esté siempre delgado! ¿Cómo?, con tenias desinfectadas”

Supongo que se trataba de una broma de entonces… ¿o tal vez no?

Fuentes y más información:

Revista Historia y Vida nº158, mayo 1981, RAE, dontdatethatdude, tinet.cat, y demás enlaces del texto.

8 Comentarios

Participa Suscríbete

Makoto

Hace una docena de años en Francia hubo un escándalo por unas píldoras mágicas para adelgazar que contenían huevos de tenias. El “paciente” se las tragaba y perdía hasta 20Kg en un par de semanas.

Me suena que era un laboratorio indio.

Llevo un buen rato buscando referencias, porque es algo que leí en papel en su día, pero no encuentro nada en la red aparte de alguna mención en algún foro. Así que no creo que fuera una broma. Se ha considerado en ocasiones como un método serio y eficaz para perder peso rápidamente. (Están locos estos humanos)

Dani

Yo siempre he escuchado que María Callas se introdujo una “tenia solitaria” con el ánimo de adelgazar, y lo consiguió.

Ignoro si es un mito, no he encontrado información 100% fiable; tampoco he buscado mucho porque estas cosas me dan un poco de asquito. 😀

Me tomaré un vaso de mezcal para que se me pase el susto. Ahí va la foto:

http://www.gachumex.com/wp-content/u.../mezcal.jpg

Saludos, Guillermo.

guillermo

Gracias Makoto y Dani, interesante lo que comentáis. La verdad es que a estas alturas ya pocas cosas nos deberían sorprender, pero esta puede ser una de ellas :)

Saludos

Camino a Gaia

Pues me da a mí que lo de las tenias no era broma.
De todas formas, pienso que en realidad la creencia en los gusanos, era un anticipo de lo que hoy llamamos microbiología. De hecho, el inventor del microscopio llamó animáculos a los primeros microorganismos observados.

Camino a Gaia

Lamento dar una mala noticia. Los que tengan un cierto asco por los bichitos lo llevan claro. Parece que estudios científicos recientes, calculan que la proporción que hay en nuestro cuerpo de células propias(humanas de toda la vida) y todas las foráneas es de diez a uno. Pero ganan las foráneas. Unos dos kilos, bicho arriba, bicho abajo. Y para colmo resulta que son poco menos que imprescindibles.
Por si alguien le sirve de consuelo:
http://caminoagaia.blogspot.com/2009...cuerdo.html

Nico

Bueno, de pequeños muchas veces nos decía el médico que teniamos lombrices, y nos daban un medicamento para las lombrices. Y bueno, las creencias antiguas tampoco iban tan desencaminadas, no eran gusanos pero eran bacterias y microorganismos los que causaban muchos problemas.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>