Pintura y Fotografía, el fugaz instante en el que dos genios se encuentran

Cuando, allá por los inicios del siglo XIX, surgieron las primeras fotografías, no fueron pocos los que pensaron que esa nueva técnica iba a significar el fin de muchos pintores. El nuevo invento traído de la mano de gente como Niepce o Daguerre parecía tener muchas más posibilidades de futuro que la tradicional pintura. La imagen extraída desde el objetivo de una cámara era mucho más fiel a la realidad que la de los pinceles.

Sin embargo, como en tantas y tantas ocasiones, los agoreros del fin de una era se volvieron a equivocar y sucedió que fueron muchos pintores los interesados en este nuevo tipo de plasmación del mundo. Sin ir más lejos, el propio Louis Daguerre era pintor.

Muchos de estos pintores evolucionaron, se mezclaron con los incipientes fotógrafos, jugaron y aprendieron juntos con el nuevo invento y finalmente, colaboraron creando nuevos conceptos… en una palabra: Se adaptaron.

En la primera edición del juego de ¿Cuál es su profesión? que os lanzábamos desde aquí, ya pudimos asistir a una de estas grandes colaboraciones: El innovador fotógrafo albanés Gjon Mili y sus juegos de luces con otros grandes artistas, entre ellos, nuestro malagueño por excelencia Pablo Picasso.

Pablo Picasso por Gjon Mili

Mucho más conocidas son las colaboraciones entre el genio de Figueres, Salvador Dalí y un fotógrafo que nos legó imágenes que ya hoy se han convertido en clásicos del siglo XX: Philippe Halsman.

A este fotógrafo letón, Philipe Halsman, le debemos visiones que han llegado a ser iconos de nuestra historia como la fotografía a Albert Einstein en 1947, o el retrato de Marilyn Monroe arrinconada, portada de la Revista Time en 1952.

Pero Hallsman, no sólo era un excelente retratista, quiso realizar arte con la fotografía, llegar a la esencia misma del instante, capturar el momento… frágil, momentaneo, robarle al tiempo ese segundo donde todo parece detenerse, donde todo parece flotar.

El fotógrafo Philippe Halsman y Marilyn Monroe

Los Duques de Windsord, por Halsman

Pero Dalí era especial… surgió eso que suelen llamar “química” y, pintor y fotógrafo, amigos, artistas, ambos con un toque de locura, llegaron a entenderse y trabajar como una sóla persona, juntos llevaron el surrealismo del lienzo a la fotografía creando un todo, la obra conceptual de dos maestros.

Dalí y Hallsman

Hallsman y Dalí

Y llegó el Dalí atómico, su obra más célebre… el instante surrealista congelado… El espacio, la acción, el relato y el concepto arrebatado a las garras del tiempo por un momento para convertirse en arte, en fantasía, en imaginación, quizá en locura… en genialidad.

El hombre de la púpila fotográfica y el maestro de los relojes doblados, juntos, creando un universo paralelo en un breve segundo eterno colgado del tiempo.

Dalí atómico, por Halsman

Y de esta manera es como llegamos a la solución de ayer. A la unión entre pintor y fotógrafo, una de las primeras colaboraciones entre el fotograma y el lienzo. Maurice Guibert y Toulouse Lautrec.

Toulousse Lautrec en su estudio por Maurice Guibert

A las imágenes convencionales le siguieron juegos y experimentos cada vez más atrevidos como este genial “retrato de un autoretrato” de Lautrec, pintado y a la vez fotografiado en 1892.

Toulousse Lautrec doblemente retratado y pintado

Y vosotros lo habéis dicho en los comentarios, Lautrec era un juerguista nato, frecuentaba los locales nocturnos y gustaba de emborracharse, disfrazarse y pasarlo bien… Esta nota característica del pintor no podía pasar desapercibida para Guibert que también quiso mostrar esa faceta estrafalaria, original y divertida de Toulousse Lautrec.

Toulousse Lautrec disfrazado de diversos personajes, por Maurice Guibert

En fin, como ya intuía ayer, esta cuarta edición del juego iba a resultaros mucho más sencilla de adivinar, como se puede leer en los comentarios (que por cierto, me quedo con los más originales; me hicieron pasar un buen rato riendo). Y por supuesto, felicitar a Zigaurre de incrédulos podcast ya que fue el primero en acertar la respuesta.

Fuentes de las imágenes y más información: Tanto en el texto como en el pie de las imágenes os dejo enlaces a más de 30 fuentes con más información y con más fotografías de estas colaboraciones entre pintores y fotógrafos, tambien podréis encontrar enlaces con fotografías que no he utilizado en el post pero que os recomiendo por si queréis ampliar lo aquí escrito.

5 Comentarios

Participa Suscríbete

El Busto de Palas

Son geniales todas estas fotos, es verdadero arte. Me quedo con “Retrato de un autorretrato”, es una foto maravillosa. Y desde luego, con el “Dalí atómico”, el chorro de agua que traspasa toda la fotografía le da un toque surrealista magnífico.

En fin, felicidades al ganador, la próxima vez será 😉

ficus

Buenísimo post. Conocía las fotografías de “saltos” de Halsman, la colaboración con Dalí (“Dali atomicus”). E ignoraba completamente la información de Toulouse Lautrec.

Encontré hace tiempo tomas fallidas de “Dalí atomicus”. Seguir el link corto,
http://bit.ly/bx2fhZ

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>