El zapato perfecto según Einstein (1952)

Mayúscula fue la sorpresa de Peter Hulit, un zapatero de Princeton (New Jersey), cuando a finales de 1952 recibió en su tienda de zapatos una llamada telefónica de urgencia…

Helen Dukas, secretaria de Albert Einstein, le pedía que acudiese cuanto antes a casa del gran físico para ayudarle a resolver un problema: le dolían los pies y necesitaba unos zapatos nuevos.

Hulit, buen conocedor de su profesión, debió pensar que resulta muy difícil concentrarse y hacer bien las cosas cuando te duelen los pies… incluso si eres un genio. Así que no lo dudó un instante y, llevando consigo un medidor de pie y unos cuantos pares de zapatos, se presentó en casa de Einstein.

Al entrar en la pequeña casa de dos pisos, Hulit, todavía asombrado, se encontró a Einstein bajando por las escaleras y fumando su pipa. El físico le dio la mano e inmediatamente sacó del bolsillo trasero del pantalón un pedazo de papel doblado.

“This is the problem” dijo señalando el trozo de papel.

Bocetos 1952

Trozo de papel que Einstein entregó a Peter Hulit, firmado por el físico | 1952 | Dominio Público Se trataba de un rápido esbozo en el que Einstein ilustraba su problema del dolor de pies así como el diseño de un zapato más cómodo: el zapato perfecto.

Einstein había escrito en la parte superior: “representación del peso?”

Más abajo había dibujado dos bocetos de su pie derecho, que mostraban el patrón de la presión en el pie.

El boceto que etiquetó como “bad” (malo) mostraba su problema actual: la presión se concentraba en su dedo gordo y en el borde exterior de su pie, causándole dolor.

El etiquetado como “good” (bueno) mostraba la solución de Einstein, lo que para él sería el zapato perfecto: un zapato que permite un amplio espacio alrededor del pie para que la presión pueda ser mejor y uniformemente distribuida.

Bocetos 1952

Ampliación de los bocetos de Einstein | 1952 | Dominio Público El bueno de Einstein caminaba casi todos los días cerca de dos kilómetros desde su casa hasta el Institute for Advanced Study.

Como buen investigador científico había tratado de averiguar la causa de su propio dolor de pies, así como encontrar una solución que le aliviase…

… pero a veces no hace falta ser un genio para diagnosticar un problema.

Como el propio Peter Hulit dijo más tarde:

“Einstein tuvo la idea correcta. Sin embargo, lo que realmente ocurría es que Einstein había ganado algo de peso en su avanzada edad, y sus pies cambiaron de talla.”

Después de la medición, Hulit llegó a la conclusión de que el profesor sólo necesitaba unos zapatos más grandes. Únicamente eso.

Cualquiera de nosotros, al igual que el zapatero de Einstein, habríamos pensado simplemente en comprar un zapato más grande como solución al problema. No le daríamos más vueltas.

Pero el cerebro del gran físico estudiaba y analizaba la situación de otra manera más profunda y compleja, dando finalmente como solución aquel “zapato perfecto” de su boceto que, al final, era lo mismo que un zapato de más talla… aunque desde una perspectiva más científica.

Esa fue la grandeza de Albert Einstein: imaginar, pensar y percibir las cosas de manera distinta a como se había hecho hasta ahora, analizándolas y tratando de encontrar una explicación lógica desde varios puntos de vista.

… Y así revolucionó la física.

“El genio, en verdad, significa poco más que la facultad de percibir las cosas de una manera distinta.” (William James, filósofo estadounidense)

Música del Post | Pulp

————————— Más información: No he podido encontrar nada en castellano acerca de esta anécdota. Para más información en ingles sólo he dado con estas cuatro referencias (1 ,2, 3 y 4). Fuentes: La fotografía del boceto de Einstein es de dominio público. (1) Relacionado: Einstein es uno de los personajes favoritos de la Aldea, por eso le hemos dedicado diversos artículos a lo largo de estos dos años e incluso tiene su propia etiqueta.

—————————- Artículo realizado por Guillermo


16 Comentarios

Participa Suscríbete

Alfonso Vilchez

Pues yo me quedo con la definicion de William James. No creo que la definicion de Einstein fuese excepcional como descubrimiento. Podriamos haberlo hecho cualquiera, simplemente, pensando.

Pero si era excepcional en su inconformismo de cientifico (o de niño curioso), algo que a la gran mayoria se nos olvida a diario.

Antonio J. L. Sánchez

Muy buena la anécdota.

Un apunte: el peso no apoya sobre el dedo gordo, ni creo que Einstein dedujera que apoyara ahí, ya que dudo que le doliera el dedo gordo, si no más bien la parte más medial de la almohadilla plantar, que es lo que representa el óvalo que dibujó en el “bad pie”.

Irreductible

@Reignerok Chaos

La música no suena si no le das al play… Quizá sea algún error desde goear.com o de tu configuración.

Pero no salta automáticamente, es decir no se escucha música si no le das al reproductor.

guillermo

@ Alfonso Vilchez: Lo que trato de explicar con esta anécdota es que Einstein daba vueltas y repensaba desde su punto de vista científico todas las cosas, hasta lo que a nosotros puede parecernos lo más obvio del mundo.

Era su forma de ser.

Vamos, que plantearse todo, hasta la solución para sus pies doloridos (con más o menos acierto) era una constante en la vida de Einstein.

Y eso sin duda influyó en los descubrimientos, teorías y avances de Einstein en el campo de la física: que también se planteara las cosas de una forma diferente a la que como hasta entonces se había hecho.

Era curioso, como bien dices.

Einstein no era un científico de laboratorio. Pensaba, repensaba, y mucho, tratando de ver las cosas de una manera distinta (que no tenía que ser siempre la correcta, pero lo hacía)

De ahí la frase de William Jones.

Un saludo.

@Antonio J.L. Sánchez: Gracias por el apunte :)

Un saludo.

dayer

Para que luego la gente mire raros los zapatos anchos. Yo tengo unas zapatillas que imitan bastante bien el dibujo de Einstein y son muy cómodas y no me aprisionan los dedos :)

Un saludo

Gorgonsola

Pues a mi lo que me parece es que Einstein tenía un ego enorme.

Que era un genio está claro, pero a mi esta anécdota más que un rasgo de genio, me parece un rasgo de prepotente. Surge un problema con el que la humanidad lleva lidiando milenios y tenemos profesionales para solucionarlos, y Einstein se piensa que con pensar en ello 5 minutos lo soluciona.

A mi me parece que se pasó de listo.

ciclerepairman

es curioso a qué llamamos inteligencia

quién es más inteligente? el tipo simple que se compra unos zapatos nuevos y acaba con el problema en minutos o el genio que se pasa semanas analizando su dolor de pies?

AnonymousAnonymous

Me ha encantado esta anécdota. Soy podóloga y la verdad es que se encuentran pocas curiosidades relacionadas con los pies…

mensajes claro

Pues yo me quedo con la definicion de William James. No creo que la definicion de Einstein fuese excepcional como descubrimiento. Podriamos haberlo hecho cualquiera, simplemente, pensando.

mensajes claro

Era curioso, como bien dices.

Einstein no era un científico de laboratorio. Pensaba, repensaba, y mucho, tratando de ver las cosas de una manera distinta (que no tenía que ser siempre la correcta, pero lo hacía)

Pablo Ernesto

Muy gracioso el anecdota. Creo que el gran problema de Einstein fue con sus pie. primero el de transpiracion con olores y segundo el del tamaño de su pie. Más que genialidad, creo se llama sentido común. es q los genios pierden ese sentido por estar pensando y pensando en problemas científicos?

RafaRafa

Pues a mi no me parece una “tontada” en absoluto. Cuestionarse lo obvio es precisamente el motor de avance de la ciencia. Muchas veces damos cosas por supuesto sin más, porque otros lo hicieron. La historia de la ciencia está repleta de esas preguntas bobas, como ¿por qué cae una manzana?.
Sobre este asunto concreto, viendo los bocetos, intuyo que la cosa va algo más allá de “una talla más”. Tiene que ver con el diseño de los zapatos mismos. Estamos acostumbrados a que los zapatos no tengan forma de pie, es decir, tienen un ancho con poca diferencia entre la parte del talón y la parte delantera. Esto es así por estética. Estética que se ha perpetuado durante muchos muchos años, porque de otra forma los zapatos tedrían forma de pie de pato. No hay más que dibujar el contorno de un pie desnudo sobre un papel y hacer lo mismo con los zapatos que usais todos los días. Los pies (malformaciones a parte producidas por el propio calzado) no tienen forma puntiaguda. Miles y miles de personas en el mundo sufren todo tipo de patologías en sus pies por culpa un calzado muy bonito pero nada práctico.
Si nos fijamos en el boceto de Einstein, su modelo de zapato “bueno” sería uno con una exagerada forma de pie de pato, es decir, con forma de pie. Además, posiblemente si es que lo de abajo es una vista transversal, se intuye que no tendría tacón, lo que ayudaría a la distribución uniforme de las fuerzas, aliviando la presión en la parte delantera, es decir, en el dedo gordo. Damos por hecho que el calzado requiere de algo de alza en la parte posterior, pero… ¿hay algún estudio científico que indique que esto es bueno para la salud o que ayuda al pie sano?, ¿fue tan deficiente la evolución humana que no nos dotó de unas alzas en los talones que tanto nos convienen?
Para la ciencia no hay cuestiones estúpidas.
Y por cierto… Einsten (no sé si en 5 minutos), pero era muy capaz de solventar problemas con los que la humanidad había lidado durante milenios… como de qué está hecha la luz, la naturaleza del tiempo, la esencia de la materia y la energia… vamos, casi nada, sólo nuestra forma de ver y entender todo lo que nos rodea.

1 Trackback

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>