El hombre que susurraba a los tiburones tigre

La historia que os traigo hoy es una historia reciente que, no obstante, me gustaría comenzar mucho tiempo atrás… concretamente un funesto 30 de julio de 1945, el día en el que el USS Indianapolis se hundía en las peligrosas aguas del golfo de Leyte, en Filipinas.

La vida de este crucero de la clase Portland, está repleta de acontecimientos trágicos, comenzando porque fue el barco encargado de transportar desde San Francisco, la bomba atómica que posteriormente se lanzaría sobre Hiroshima.

A pesar de lo que esta terrible carga pudiera acarrearle, el USS Indianapolis tiene su fama por otro incidente igualmente sobrecogedor… Su hundimiento por parte de un submarino japonés, esa noche de julio de 1945, llevó a la mayor parte de su tripulación a quedar a la deriva en las aguas del océano pacífico, durante algo más de 5 días a merced de los tiburones.

Tripulación del USS Indianapolis | Fuente | Dominio Público

De las casi 1200 personas que componían la tripulación, 880 sobrevivieron al hundimiento lanzándose al agua antes de que el crucero se fuera totalmente a pique. Sin embargo, aquel naufragio iba a ser la menor de sus pesadillas.

Conforme fueron pasando las horas su mayor preocupación no fue el hambre, la falta de agua potable o la deshidratación… finalmente el destino de la mayoría fue ser pasto de los tiburones.

De esos 880 náufragos que quedaron flotando durante días, poco más de 300 sobrevivieron a lo que se ha convertido con el tiempo en uno de los mayores ataques de tiburones de la Historia… Unos 550 hombres fallecieron en esos 5 días.

Durante muchos años se pensó que aquel banquete fue protagonizado mayoritariamente por tiburones tigre, Galeocerdo cuvier, uno de los depredadores marinos más evolucionados y de mayor tamaño del océano… y la mala fama que ya de por sí tenía esta clase de tiburón, se vió acrecentada por la tragedia del USS Indianapolis.

Robert Shaw en el papel de Quint en Tiburón 1975 | Fuente

Para rematar la faena, y aumentar aún más la legenda negra del tiburón tigre, en 1975 llega Steven Spielberg y rueda su monumental película “Tiburón“, en la que uno de sus personajes, el capitán Quint, narra como él mismo fue uno de los supervivientes del naufragio del USS Indianapolis…

Seguro que recordaréis la escena en la que Sam Quint habla de los agónicos días en los que sus compañeros de marina estuvieron flotando a merced de aquellas bestias salvajes…

La mayoría de las fuentes que he ido consultando para realizar este post muestran como culpable de aquel banquete en 1945 al tiburón tigre… Sin embargo, y después de varios artículos recientes sobre aquel suceso, hay que decir que este “pobre esqualo” es en gran parte inocente…

Hoy se sabe con más seguridad que los responsables de aquel festín fueron tiburones oceánicos de puntas blancas, Carcharhinus longimanus, otra clase de tiburón no menos fiera y a la que, no en balde, Jacques Cousteau calificó como el tiburón más peligroso que existe… incluso por delante del temido tiburón blanco.

Y es aquí donde entra en escena nuestro verdadero protagonista de hoy… Leon Deschamps.

Deschamps es un activista australiano que ha pasado la mayor parte de sus 32 años estudiando a los tiburones y que hace una semanas realizó una “pequeña locura” con el propósito de desmitificar esa visión que el tiempo, la historia y las películas nos han dejado del tiburón tigre como un devorador de hombres…

Durante un viaje de reconocimiento como parte del Proyecto “Shark Bay Ecosystem Research“, Deschamps y sus compañeros ecologistas encontraron los restos de una gran ballena muerta flotando en las aguas del norte de Perth, Australia.

La idea de Deschamps llegó de inmediato y para ilustrar sus teorías sobre las bondades del tiburón tigre… “pensé que la manera más eficaz de demostrarlo sería lanzándonos nosotros mismos en medio de un banquete en alta mar”

Y dicho, y hecho… Deschamps saltó encima de la carcasa de la ballena para asistir en directo al banquete de los tiburones tigre.

“Ellos estaban tranquilos en sus movimientos y lejos de mostrarse agresivos, a pesar de ser un momento en que se supone deben comportarse con mas ferocidad, creo incluso que disfrutaron de la experiencia…”

Personalmente no tengo muy claro si Deschamps ha logrado su objetivo de cambiar mi visión sobre los tiburones tigre, aunque después de ver el video que os dejo a continuación, de lo que sí estoy convencido es de que puede alegrarse de no haberse caído de encima de la ballena o por lo menos de conservar los dos brazos…


13 Comentarios

Participa Suscríbete

padawan

Hola, no me gusta ser demasiado talibán ortográfico, pero se te ha colado el anglicismo de carcasa (carcass).

Por lo demás, un artículo muy interesante :) hay que tenerlos bien puestos (o estar loco) para meterse ahí dentro!

Lluis

mmmmm pues yo no creo tener ningún amigo tiburón y por si acaso no lo voy a buscar jejeje!!

Creo que hay que estar un poco loco para hacer eso… pero menos mal que hay gente así xq las fotos son una pasada!
Lo que si que es un crimen es que los pesquen solo por sus aleta, es muy triste… la mar parece el lugar donde todo vale! Atunes, praderas de poseidonia, ballenas, arrecifes de coral… parece que bajo la refugio de miradas que proporciona la inmensidad del mar todo vale! que triste!

Carlos

Lo de acariciar tiburones ya es acojonante, pero con tu post recordé que leí alguna vez -no recuerdo en donde- testimonios desgarradores de los cinco días que estuvieron los sobrevivientes en el mar hasta que los rescataran. El rescate si no me equivoco fue de casualidad, ya que por lo secreto de sus operaciones, nadie sabía que estaban por ahí.
En fin, otro de los excelentes posts a los que nos tienes acostumbrados.

Aprovecho Xavi para desearte unas estupendas fiestas y que el 2010 sea próspero en buenas nuevas.
Un fuerte abrazo!

José L. Castillo

¡Hola!

Me ha encantado especialmente tu último párrafo, que es donde apareces tú y tu opinión, más allá de la narración (estupenda, por otro, lado; qué fácil es leerte!).

Y sobre lo de conservar los brazos quería comentar.

No sé yo este enfoque de “humanizar” a los animales por el lado bueno… Quiero decir, está bien para compensar haberlos “humanizado” por el lado malo (ese “fieras sanguinarias”, o ese “cruel asesino”…), pero de ahí a que sea real.

Son tiburones. Y nosotros personas. Ni de broma son nuestros amigos. Porque no es probable que tengan desarrollada esa habilidad al no ser animales sociales (que no gregarios). Pero también es muy probable que no sean nuestros enemigos porque no hayan desarrollado la capacidad de sentir atracción por el gusto de nuestra carne al no ser frecuente el encuentro entre humanos y tiburones. Igual que tampoco son enemigos de los pollos.

Creo que el vídeo lo que demuestra no es la aceptación del humano por el tiburón, sino la aceptación del tiburón por el humano. El tiburón actúa en esa situación como marca su experiencia anterior y su instinto. Nunca ha sufrido amenazas del aire (una gaviota no es una amenaza) y si se dedica a espantar a los “humanos-mosca cojonera” que le están tocando el morro, probablemente gaste energía y se quede sin parte del festín.

No sé yo si comprendemos realmente lo que somos y lo que no… No somos una vara de medir al resto de la vida.

Otorgar características humanas a la naturaleza, buenas o malas, no es un buen enfoque porque permite, a los que discrepen de esa característica, agredir. Y permite, que cuando la etiqueta concedida se desmienta, otorgar directamente la opuesta.

Es decir: “no me muerde, luego es mi amigo”. Pero cuando me muerda, y es probable que suceda, ya no es mi amigo, luego será mi enemigo…

DarkSapiens

Wow, buena entrada. Claro que me acuerdo del relato de Quint en Tiburón… Yo vi la peli de niño y madre mía.

Sin embargo, durante el vídeo, las palabras que me venían a la cabeza eran “dejadme comer tranquilo, leches! Ya cuesta bastante arrancar este trozo. No puedo nadar hacia atrás! >_<“

Saludos.

Skiter

Totalmente de acuerdo también con José L. Castillo, salvo en la parte de “enemigos”. En la naturaleza, excepto el hombre, ningún animal tiene “enemigos” fuera de su manada (a parte de posibles “rivales”), y menos fuera de su especie. Los animales tienen “depredadores”, con los que en determinados momentos pueden incluso compartir una charca para beber (hay documentales sobre esto).

El post, muy bueno, si señor. Pero no olvidarse de que aunque no sean realment los mas fieros, tampoco son lindos gatitos. Yo soy buceador y he estado rascando a una morena que literalmente disfrutaba de ello, pero no por eso voy a ir rascoteando a todas las que me encuentre como si fuesen mi perro.

http://www.flickr.com/photos/skiters...4076965988/

Hay que tener cuidado con eso.

Skiter

Por otro lado, me has hecho recordar un reportaje en la National Geographic con unas impresionantes imágenes de un hombre tocando la nariz de un gran blanco.

No he encontrado la imagen original, pero parece que hay más de un valiente que lo hace, y una causa fisiologica para que el tiburón no se lleve el brazo consigo.

http://www.jostimages.com/details/sharks/man-great-white-shark/00001594/Great-White-Shark—Hand-contact-with-the-shark-nose-.html

http://www.wildlife.de/en/galerie/sh...-shark.html

El peligro que comentaba es, precisamente, que con este tipo de acciones se le pierda el respeto a un animal potencialmente peligroso y empiece a haber individuos que se lo tomen a broma o heroicidad. Como muestra, un video:

http://www.youtube.com/watch?v=MhC-vM_Ij3M

AnonymousAnonymous

lo que los americanos llaman carcass es lo que nosotros llamamos cadáver, hablando de animales claro está.

Fernando FS

Casualidad que ayer vi un documental (“en la 2″) sobre un gigantesco buque alemán construido (el Birsmack) a comienzos de la II Guerra Mundial con tropecientos centímetros de grosor de su casco, etc que nada más estrenar lo hundieron los ingleses en aguas atlánticas: Pues bien, un barco precisamente inglés acudió a rescatar a los náufragos (más de mil) pero al poco de subir a duras penas a algunos, como detectaron por radar un submarino alemán, dijeron: “Nos vamos viento en popa de aquí”, y fue el célebre barco español Canarias quien por encargo mediante un “diograma” (no sé lo que es: tenía aspecto de telegrama muy moderno) dos días después consiguió rescatar…dos cadáveres flotando. Los subieron a cubierta y les dieron “sepultura” con todos los honores militares: Es decir con música ídem los devolvieron al mar en sendos féretros envueltos en la bandera alemana. El General alemán al mando de la Marina (en alemán será algo así como la “Der Wechmurhmachenfunden”), lugarteniente de Hitler, agradeció el gesto español con una foto suya dedicada al capitán (la enseñó su nieto en el documental y todo).

Respecto a la parte de los tiburones, otra casualidad: Anteayer escuché un programa de radio de esos de las tardes de verano, que dedican por ej. a preguntar a gente conocida del espectáculo y otras artes si por ejemplo en su infancia o juventud han acudido a cines de verano, y qué películas les impactaron o recuerdan más: Es curioso que ya van tres que citan a la película de Spielberg (Tiburón of course), y dos de ellos dijeron que ese verano no se bañaron en la playa nunca a causa de la aprensión que se instaló en sus mentes.

Visionando ahora yo el video con Deschamps y sus dos amiguetes haciendo como los niños esas gracias que hacen subirse por las paredes a los padres (certifico que esta noche soñaré con mi mano deglutida justo en el momento de mirar a cámara riendo la gracia) cada vez entiendo menos (o más según se mire) la desconcertante pulsión vital que anida en una parte importante del género humano por todo lo que sea perseguir “la grandeur” de un éxito militar con semejantes tamaños de desastre “colateral” de un lado, y de otro esa otra por tentar los peligros por “un ponme aquí unas buenas dosis de chute adrenalínico que ya me arreglaré con los brazos ortopédicos de última generación el resto de mi vida”.

carloscarlos

He leido en el primer mensaje que los tiburones son nuestros amigos… en internet se dicen gilipolleces por segundos. .. sera por que es gratis opinar…si son tu amigos juega con un tiburón tigre en el agua y luego nos cuentas campeon …eso diselo a los supervivientes del indianapolis… lo mismo le digo al biologo, que se meta en el agua con ellos si no son tan violentos no tiene que temer nada… a mi me gustan los tiburones como al que mas pero son lo que son..

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>