Espías al estilo Anacleto agente secreto

No cabe duda que a medida que la ciencia y la tecnología avanzan, los métodos, técnicas y mecanismos utilizados por los espías no le van a la zaga.

Incluso al contrario, me atrevería a decir que muchos avances tecnológicos actuales han sido desarrollados gracias a la demanda de la “industria del espionaje”.

Lo que hoy nos puede parecer anticuado, gracioso y digno del agente Anacleto, era en su momento el último grito en espionaje… y se obtenían grandes resultados.

Hoy os presento algunos de los muchos ejemplos reales, desde lo más simple (el disfraz) hasta lo más peliculero (el Martini con un micrófono en la aceituna).

Fuente: Flickr | Licencia Creative Commons 1. Un espía con disfraz… ¡de bebé! Según cuentan las crónicas de la época, el espía francés Richebourg (1768 –1858), que prestó importantes servicios durante la revolución Francesa, medía solo 58 centímetros.

Por ello, era totalmente rasurado y se infiltraba entre las líneas enemigas en brazos de una colaboradora, disfrazado de bebé, con su biberón y todo bajo la manta que le cubría.

Otras veces Richebourg era dejado en su carrito al lado de oficiales o guardias bajo la excusa de cuidarlo unos momentos mientras se iba a hacer un recado. El diminuto espía trataría entonces de captar alguna información de interés entre las charlas de los oficiales.

Richebourg murió en Paris en 1858 a los 90 años de edad.

2. Códigos secretos en la calva, en un peine y en un cepillo de dientes

Ken Magazine de 1938 | Fuente | Dominio Público “Cuando este espía fue capturado durante la Segunda Guerra Mundial no se encontró ninguna evidencia para incriminarle hasta que se le afeitó la cabeza. Entonces se descubrió un mensaje escrito en su calva. El espía había aplicado generosamente un tónico para acelerar el crecimiento y engrosamiento del cabello.”

Ken Magazine de 1938 | Fuente | Dominio Público “De siempre el cepillo de dientes y el peine han sido sospechosos para las fuerzas de lucha contra el espionaje. Con más razón aquí: las marcas de un código aparecen claramente en los dientes del peine, y también, aunque no tan claramente, en la parte posterior del cepillo.”

3. Algunas “miniaturas”

Cámara oculta en un bolso

1936 Fuente | Tomado a su vez de la revista Modern Mechanix | Dominio Público Sistema de escucha conectado a la cintura y con una “pequeña” batería sujeta en la pierna.

1957 | Fuente | Tomado a su vez del New York Sunday News La miniaturización estaba limitada por la batería, que debería ser lo suficientemente grande para adecuar el alcance y el tiempo de funcionamiento del dispositivo.

Aparecen trucos y dispositivos nuevos, como este paquete de tabaco, que muestra los extremos de los cigarrillos auténticos, pero que oculta en su interior un transmisor.

1964 | Fuente | Tomado a su vez de Time Magazine 4. La Operación “Gatito acústico”

Fue un proyecto de la CIA desarrollado entre 1961 y 1966 consistente en interceptar conversaciones implantando mediante cirugía un micrófono en las entrañas del gato y una antena en su cola.

Así describió el proyecto un ex oficial de la CIA (Víctor Marchetti) al periódico británico “The Telegraph”:

“Ellos hacían un tajo y abrían el gato, colocaban baterías en él y las conectaban. La cola era usada como antena. Crearon una monstruosidad” (…)

En 1966 se puso en práctica por primera (y última) vez tras haber entrenado durante cinco años a un gato para una misión de escucha a unos espías soviéticos en territorio norteamericano.

Pero a los pocos minutos de soltar al gato, mientras el pobre animal se dirigía hacia los espías… ¡fue atropellado por un taxi!, muriendo de forma instantánea.

Meses más tarde, la CIA canceló el proyecto ante los elevados costes que presentaba y los riesgos que entrañaba la puesta en práctica de la misión.

5. El Martini con un micrófono en la aceituna

Fuente | Tomado a su vez de la revista Life Magazine Este curioso mecanismo de escucha fue creado por los servicios de inteligencia norteamericana durante los años ´60.

En principio fue creado para ser utilizado en bares de Moscú, pero pronto fue descartado al percatarse que el líquido desviaba las ondas sonoras.

Consistía en una aceituna de plástico (la fotografía muestra la sección transversal) con un dispositivo de envío y una antena a modo de palillo de dientes.

Música del Post | Lamb

Fuentes y más información: En los enlaces del propio texto. Además, la revista Life cuenta con una interesante colección de fotografías de mecanismos y artefactos de espionaje durante la Guerra Fría. En Dark Roasted Blend podéis encontrar otras interesantes colecciones. Y en Times Online hacen un Top 10 de los mejores “gadgets” del espionaje.

—————————- Artículo realizado por Guillermo

Aquí, en la Aldea, también te puede interesar: – La “cosa” era un ingenioso micrófono ruso (1945) – El Pasaporte falso de Adolf Hitler (1941) – Mensajes secretos y criptografía

5 Comentarios

Participa Suscríbete

Suso

Qué bueno lo del gato!! Cinco años de post-operatorio y duro entrenamiento… y se les olvida decirle al gato que mire antes de cruzar!!!

Entrada genial!!!

José Luis

Es buenísimo lo del gato, de risa, parece mas propio de un episodio del Superagente 86 que de una organización como la CIA.
Y lo de la aceituna con un transmisor es tremendo también, menudo relleno 😀 😀 esa variedad no es de Jaen 😀 😀
Muy buena esta entrada Guillermo, gracias y un saludo.

Fuego Negro

Pues a mi lo que me gustaría saber es cual fue el tónico que utilizó el espía que se escribió el mensaje cifrado en la calva.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>