MiniFicha 56 – Propaganda aliada: El falso sello de Himmler (1943)

En la imagen inferior podemos ver una serie de sellos utilizados en Alemania en las últimas etapas de la Segunda Guerra Mundial. Reconocemos claramente a Hitler en los dos sellos de la derecha.

De hecho, la imagen de Hitler era la única permitida en los sellos alemanes.

Entonces, ¿por qué aparece en el sello de la izquierda Heinrich Himmler, comandante de las SS y uno de los nazis más poderosos?

Fuente | Archivos Nacionales Británicos

Porque el sello de la izquierda es un sello falso que fue confeccionado en Gran Bretaña.

En 1943, los Servicios de Inteligencia Británicos se dieron cuenta que la moral alemana comenzaba a descender, así que se les ocurrió la idea de crear y distribuir sellos falsos con la imagen de Himmler.

Se esperaba que esto provocaría que los alemanes pensaran que Himmler estaba tratando de derrocar a Hitler… sembrando la sospecha entre los líderes nazis, e incluso en el propio Hitler.

Heinrich Himmler era el líder de la SS, una enorme organización que casi era un Estado dentro del Estado alemán, y que controlaba, entre otros, la Gestapo y los campos de exterminio de Judíos… con tanto poder, bien pudiera estar pensando en traicionar a Hitler…

Finalmente se desconoce la eficacia práctica del engaño, aunque se sabe que los sellos falsos de Himmler llegaron a circular por Alemania.

De hecho, el sello mostrado aquí fue tomado del sobre de una carta enviada desde Alemania y que llegó a Suiza a finales de 1943.

—————————- Minificha realizada por Guillermo

Otros artículos relacionados: – El pasaporte falso de Hitler¿Por qué llora? Propaganda nazi… o aliadaArchivo fotográfico de propaganda del III Reich


5 Comentarios

Participa Suscríbete

publikaccion

esta historia ya la conocía de leerla en varios libros de la Segunda Geurra Mundial, lo cierto es que la contrainteligencia británica tiene detalles de este tipo que son realmente curiosos a lo largo de toda la guerra :-)

César

Sigues empeñado en picarme, Guillermo. La eficacia práctica del engaño fue nula. La falsificación era tan buena que nadie reparó en que era Himmler y no Hitler el que aparecía en el sello.

La historia de primera mano, escrita por Julian Clive, el que ordenó la operación:

“The next document I asked Hull to produce for me was utterly beyond the bounds of possibility, and I ought never to have ordered it. This was a set of German postage stamps showing, instead of the head of Hitler, that of Himmler. From the counterfeiting point of view it was a masterpiece. The Himmler head was engraved in exactly the same style as the head of Hitler on the ordinary German postage stamps. Which was not at all surprising. For Hull had been producing scores of thousands of Hitler postage stamps over the past three years. We used them for our posting jobs in the Reich because our agents quite understandably felt it beneath their dignity to subsidize the German war effort with even the price of a postage stamp.

Unlike the stamp itself, however, the story that went with it was entirely unconvincing. Philatelist Himmler, it said, eager in his vanity to taste in advance the pleasures of Fuhrerdom, had secretly ordered these stamps to be made in readiness for the day of his accession. He loved looking at them. But owing to the mistake of a subordinate official a few sheets had been prematurely issued to the Post Office and the public and despite the frantic efforts of trusted Gestapo and SD agents to hunt them down and retrieve them, quite a few were still in circulation.

My friends of the underground went into operation with considerable enthusiasm for this silly Delmer stunt and posted letters and newspapers bearing the Himmler stamp in letterboxes all over Germany. S.O.E. agents delivered German newspapers with wrappers bearing the stamps with counterfeited cancellation marks to subscribers in Sweden and Switzerland who we knew were regular recipients of German newspapers. But no one noticed the Himmler stamps. Not even when in my gloom at the lack of an echo to the operation I asked that the newspaper wrappers with the Himmler stamps should be delivered to known philatelists. The trouble was that Hull’s counterfeit was far too excellent, the Himmler stamp much too similar to the Hitler stamp, and the public-including the philatelists-far too unobservant. Finally, in sheer despair, my friends in S.O.E. sold some wrappers to stamp dealers in Stockholm and Zurich, and that way, the story of the Heinrich Himmler stamp did at last percolate into the neutral press. But as an operation that stamp campaign had most sadly and badly misfired.

Not, however, for the stamp dealers. A set of these Himmler stamps commands a high price in philatelistic auction rooms today. I wish I had some.”

Tomado de aquí:http://www.psywar.org/stamps.php

Muy interesante la entrada, enhorabuena.

Un cordial saludo.

guillermo

@publikaccion: también la inteligencia Nazi hizo de las suyas… Un saludo.

@César: Magnífico el enlace y la información que aportas, como siempre.

De todas formas, el autor del artículo “critica” la carta que mencionas cuando dice que no tuvo éxito porque los sellos de Himmler eran idénticos a los sellos de Hitler y, sin embargo la postura es muy diferente (Himmler de frente y Hitler de perfil), lo cual es obvio.

Por otro lado, ese mismo artículo aporta ootra información interesante y muy curiosa, al decir que a quien sí que engañaron fue, curiosamente, a los norteamericanos, que no enterados de la operación británica, creyeron que fue el propio Himmler el que puso en circulación el sello, en una maniobra anti-Hitler.

¡Ingenuos americanos! jajaja

Un saludo César.

Lluis

Pues los Americanos podrían haber hecho uno con la cara de Adolf Hinkel!! No se que efecto tendría sobre la moral de los nazis pero a mi,x lo menos, me resultaría gracioso…

Y aunque no tenga nada que ver la wiki dice que el Gran Dictador se estrenó en 1940 en NY pero sus mayores éxistos los logró en 1945… pero lo que me llama la atención: La película no se estrenaría en Alemania hasta 1958, aunque esta era una de las películas predilectas que tenía Hitler en su cine particular […] Tendría Hitler sentido del humor despues de todo???? y por rizar el rizo, en España no se estreno hasta el 30 abril de 1976… Franco la tendría también en su colección??
Supongo que me resulta curioso porque solo he vivido en democracia… que yo sepa!

Saludos y gracias por estos momentos!

Okok

Muy interesante. La inteligencia británica hilaba fino a veces, más que guerra psicológica hacían guerra conceptual :)

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>