POR LA FORMA DE TU CABEZA… PUEDES SER UN ASESINO

O un codicioso, o un orgulloso, o un intrépido, o un vanidoso, o un glotón…

¿Por qué actuamos de una u otra manera? ¿Qué determina las pautas de nuestro comportamiento y de nuestra personalidad?

Estas son preguntas a las que cada generación ha buscado respuestas.

Durante el siglo XIX, una curiosa teoría científica (hoy considerada obsoleta) desarrollada por un anatomista alemán y su discípulo, dio una nueva explicación que fue extremadamente popular en aquella época.

Mediante el estudio de la forma y estructura del cráneo humano, en el que previamente se habían ubicado veintisiete zonas cerebrales (entre ellas el amor de los hijos, la codicia, el orgullo, la amistad, el talento poético o la firmeza de propósito) y que estarían en más o en menos desarrolladas por cada individuo, sería posible determinar el carácter y los rasgos de la personalidad, incluidas las tendencias criminales.

Durante la época Victoriana esta teoría se tomó muy en serio. En su apogeo suscitó un gran interés entre el público en general, pero pronto suscitó controversias en los círculos médicos y científicos.

Disecciones de cerebros, comparaciones con animales, cabezas y cráneos vaciados y rellenos de yeso… también fue una fuente de diversión para muchos y (no sin razón) se convirtió en objeto de sátira y crítica para otros, como muestran las ilustraciones del siglo XIX que acompañan a este post.

Música del Post Derek & The Dominos

—————————— Fuentes y más información: Las ilustraciones satíricas del post corresponden a varios autores: – 1. Atribuida a Henry Thomas Alken – 2. Desconozco el autor – 3. Sátira representando a J. G. Spurzheim, ayudante de Franz Joseph Gall – Muy interesante el link aportado por jdsa de ilustraciones de Cubí i Soler sobre frenología.

Artículo realizado por Guillermo

Relacionados: – Descubre el mensaje oculto de esta carta victoriana¿Qué histórico descubrimiento de la medicina satirizaba injustamente este dibujo? (Siglo XIX)

9 Comentarios

Participa Suscríbete

Irreductible

Algo similar tuvo que sufrir el bueno de Charles Darwin, cuando casi se queda sin embarcar en el Beagle, porque al capitán Fitzroy no le gustó su nariz…

Fitroy tenía una peculiar teoría y afirmaba que podía conocer la personalidad de la gente mediante sus rasgos faciales… Y la nariz de Darwin, indicaba poca seguridad y tenacidad.

No podía estar más equivocado y normalmente, el tiempo suele poner las cosas en su sitio…

Dave Strife

Muy bueno el artículo, y muy buena la escritura de este blog, pensaba que el negro me destrozaría los ojos, pero está muy bien todo. Un saludo

AnonymousAnonymous

Hace un tiempo vvi en el telediario como algunos charlatanes, con técnicas similares, ofrecen sus seervicios para selección de personal.

AnonymousAnonymous

En realidad esa teoría llamada la “teoría del positivismo criminológico” no fue creada en Alemania, sino en Italia, su creador fue Lombroso…os aconsejo que leáis algo de él, vale la pena echarse unas risas.Un ejemplo, y en palabras literales de Lombroso dice: “los gitanos son un ejemplo de una raza entera de delincuentes”…

guillermo

Impresionante apotación jdsa !. Muy curioso, sobre todo los dibujos que comparan cabezas de animales con humanas y los que describen, según la forma de su cabeza como “imbécil” “de poco discernimiento” “señoras candorosas”… jajaja genial.

Le digo a irreductible que ponga un link o incluya alguna foto ampliando el post, ya que habéis dado con la respuesta.

Saludos a todos.

1 Trackback

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>