El director de zoológico que salvó a 300 judíos del Ghetto de Varsovia (1940)

En vísperas de la Segunda Guerra Mundial había 380.000 judíos en Varsovia. La mayoría de ellos no sobrevivieron al Holocausto.

El director del Zoológico de Varsovia, Jan Zabinski, y su esposa Antonina salvaron la vida de cerca de 300 de ellos, escondiéndolos en su propia casa y en las jaulas del Zoo. Todo ello delante de los propios alemanes, que tenían estacionada una unidad de su ejército en el mismo Zoológico.

Después de la guerra, a los dos se les concedió la distinción de Justos entre las Naciones.

Jan Zabinski nació en Varsovia en 1897 en el seno de una familia bien acomodada. Su padre era un notario y su madre provenía de una familia de terratenientes.

Estrechó sus relaciones amistosas con los judíos durante su servicio militar en la Primera Guerra Mundial, y después en la Escuela de Agricultura, donde también conoció a su esposa, Antonina Erdman.

Se especializó en zoología y fue profesor. Años más tarde fue nombrado director del Zoológico de Varsovia, que albergaba 1.500 animales.

Muchas jaulas del zoológico se quedaron vacías debido a los bombardeos alemanes de 1939 sobre Varsovia, así como a la orden dada de trasladar todos los animales vivos a Alemania.

Zabinski se las ideó para convencer a las autoridades para utilizar el zoológico como granja de cría de cerdos para el sostenimiento de las tropas del Tercer Reich estacionadas en Varsovia.

Según el testimonio del propio Zabinski después de la guerra, quería mantener el control del Zoológico para el contrabando de alimentos con sus amigos judíos del ghetto.

La granja de cerdos comenzó a operar en marzo de 1940; los animales fueron alimentados con sobras de restaurantes y hospitales, así como de la basura que Zabinski y sus operarios recogían del ghetto. Él podría entrar y salir libremente del ghetto debido a su nueva tarea.

Esto marcó el inicio a gran escala del contrabando, primero de alimentos, y después de personas.

Comenzó a albergar judíos en su propia casa durante cortos periodos de tiempo, hasta que recuperaran las fuerzas y pudieran ser trasladados a otro refugio, tras obtener documentación falsa.

Los judíos de origen alemán con características arias fueron alojados en la casa como parientes lejanos. Los judíos con ojos y pelo oscuro fueron trasladados a las jaulas vacías de los animales.

Irónicamente, las jaulas vacías del Zoo sirvieron para ocultar a decenas de personas condenadas a una muerte segura.

A cada uno de los “huéspedes” se le dio en clave el nombre de un animal, que sería con el que habrían de referirse los unos a los otros en todo momento.

El matrimonio Zabinski ejecutó su plan de rescate a la perfección, delante de los propios alemanes, que en ningún momento sospecharon nada.

Y es que solo Jan y Antonina conocían los oscuros rincones del Zoo.

Se calcula que cerca de 300 judíos salvaron sus vidas gracias a los Zabinski.

Jan resultó herido en 1943 en el levantamiento del Gueto de Varsovia. Se recuperó y fue llevado a un campo de prisioneros de guerra en Alemania, desde donde regresó en octubre de 1945.

Antonina y sus dos hijos fueron enviados a Alemania. En el camino, logró escapar con los niños y llegó a una aldea, donde permanecieron hasta el final de la guerra.

Volvieron a Varsovia y Jan trabajó como profesor. Escribió más de 50 libros, y tuvo un popular programa de radio sobre animales.

El 7 de octubre de 1965, en una modesta ceremonia en Yad Vashem, invitados por aquellos a quienes habían salvado, fueron reconocidos como Justos entre las Naciones.

En una de las entrevistas que concedió a la prensa israelí en aquel momento, Jan explicó: “No fue un acto de heroísmo, sólo una simple obligación humana”

Antonina murió en 1971, y su esposo Jan tres años más tarde.

Fuentes y más información: La casa de la buena estrella warsawvoice wikipedia

—————————- Artículo realizado por Guillermo

Relacionado: Otras historias de personajes irreductibles en la Aldea: – Harriet Tubman, la ex esclava que nunca perdió un pasajeroEl judío que huyó del Holocausto y regresó a Alemania con la invasión del “Día D”Médicos experimentando con su propio cuerpo Agnodice, la primera mujer ginecóloga


3 Comentarios

Participa Suscríbete

AnonymousAnonymous

Genial artículo y mejor contado.
Me encantan estas historias humanas que traeis desde la Aldea.
Deberían ayudar a no tratar de repetir los errores del pasado.
Saludos.

Anita loboAnita lobo

Excelente pelicula.. Reflejando la obra mas humana q se puede hacer. Salvar vidas. Los tendre presente Jan y Antonina.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>